¿La Biblia ordena a las personas a celebrar una boda, o nos dice qué hacer en tal evento?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

¿La Biblia ordena a las personas a celebrar una boda, o nos dice qué hacer en tal evento?

La Biblia no contiene ningún mandato específico que requiera que las personas participen en una ceremonia pública como una boda, para convertirse en marido y mujer. Pero contiene registros e instrucciones que señalan la necesidad de cruzar esa limitación entre los no casados ​​y los casados ​en formas que defiendan el valor duradero de ese límite.

Comenzando en Génesis 2:18-25, las Escrituras afirman parámetros básicos que son vitales para un matrimonio bendecido por Dios: es monógamo, heterosexual y permanente. Un matrimonio completamente bíblico está marcado por un punto de inicio cuando el hombre y la mujer se declaran marido y mujer a los ojos de Dios y de los demás. 

La Escritura no prescribe elementos para un evento público mediante el cual las uniones matrimoniales pueden ser reconocidas en el cielo, pero sí registra el evento de una boda en Juan 2. Nuestro Mesías y Maestro bendijo este evento con Su presencia y poder.

Al igual que la boda judía a la que asistió Jesús en Caná, la mayoría de las otras culturas y religiones tienen sus propias leyes sobre cómo se deben solemnizar los matrimonios con fines legales. También tienen sus propias tradiciones sobre cómo las familias y los grupos socio-religiosos celebran las bodas. En ambos Testamentos, la Biblia se refiere a esto como arreglar o realizar un matrimonio (Génesis 34:9; Mateo 22:2).

Dada la importancia del matrimonio en las Escrituras y los roles del matrimonio y la familia como bloques de construcción esenciales en sociedades estables, se deduce que el límite entre casados ​​y no casados ​​es una distinción social y religiosa elemental. Nos referimos a ese límite como una boda. Ignorar la línea trazada por una boda es invitar a la confusión legal y moral, gran parte de la cual ahora abunda en nuestra cultura y nuestro mundo.

Tener sexo con alguien no es una boda. ¡Cohabitar por un tiempo no hace un matrimonio! Concebir y dar a luz a niños juntos no equivale a un matrimonio sagrado. Para casarse según los estándares legales y bíblicos, dos personas deben casarse. Deben estar de acuerdo y expresar su elección y compromiso de una manera que satisfaga los requisitos legales y espirituales del matrimonio. Cuando un hombre y una mujer hacen esto, tienen todo el derecho a considerarse casados ​​y así calificar para la bendición, dignidad y protección que brinda un matrimonio piadoso.

En cuanto a los elementos y tradiciones de la boda, son numerosos y flexibles, lo que permite a cada pareja una amplia selección. Pueden tenerla a su manera, pero deberían “tenerla”. Abandonar las instrucciones de la Biblia y la tradición sagrada es agregar al caos moral y matrimonial tan grande que ya está dentro del panorama doméstico actual.

Los elementos centrales de una boda en la tradición cristiana son los votos, los testigos, la oración y la declaración de que ahora existe un verdadero pacto matrimonial, que el hombre y la mujer son ahora marido y mujer. ¡Están plenamente autorizados y bendecidos por el cielo y la tierra para vivir juntos como tales!

Las bodas verdaderas reflejan un parentesco, y nuestra esperanza con esa última cena de bodas del Cordero: Jesucristo con Su novia, la iglesia. Esto se les promete a los que aman la venida del Señor y se han puesto sus ropas de boda que están “lavadas en la sangre” (Mateo 22:8-14; Apocalipsis 19:7-9). 

— Anciano Calvin Burrell

Últimas entradas de Calvin Burrell (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Calvin Burrell is former editor of the Bible Advocate and former director of G. C. Missions. He retired in 2015 and lives with his wife, Barb, in Stayton, OR. They attend church in Marion, OR.