¿Hostilidad u Hospitalidad?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Las personas que tocan la tuba pueden ser vecinos difíciles. Denise descubrió esto de primera mano como administradora de la propiedad de un complejo de apartamentos. “Simplemente no entendía que no debía tocar su tuba a las dos de la mañana”.

Por supuesto, situaciones como esta tienden a escalar rápidamente. El vecino A (el tocador de la tuba) despierta al vecino B. El vecino B se estaciona en el espacio de estacionamiento del vecino A. El vecino A toca más y más fuerte la noche siguiente. Esa clase de cosas.

No era la forma de arreglar las cosas de Denise. A ella le gustaba sentarse con ambos vecinos y mediar en su disputa. Le encantaba ayudarlos a reconciliarse entre sí. Ella se deleitaba en que se hicieran compañeros para lograr un vecindario tranquilo.

Asociación

Ser cristiano se trata de estar en sociedad con Dios. De hecho, cada vez que Dios inicia un pacto con la humanidad, era una asociación con un propósito específico en mente. Desde la primera asociación en el Jardín del Edén, la meta de Dios era clara: hombres y mujeres esparciendo su reino al reflejar su carácter y formas, hasta que la paz de Dios cubra todo el vecindario de la tierra. Dado que esa primera asociación fracasó, cada una de las posteriores tuvo como meta volver a retomar ese objetivo.

Para Noé, Abraham, Sara, Moisés y los israelitas, estar en pacto con Dios indicaba una cosa: todos querían lo que Dios quería. Querían ver que la gloria de Dios llenara la tierra. Y querían ser parte para lograr que eso sucediera. Cuando Jesús invitó a sus discípulos al nuevo pacto, indicó la siguiente etapa de esta asociación. Jesús hizo posible que la humanidad fuera re-creada a imagen de Dios, para reflejar el carácter y las formas de Dios por el poder de adentro hacia afuera de Su Espíritu, en lugar de la vestimenta exterior de las leyes.

Además, esta nueva asociación está disponible para todos en la tierra. Con, y a través de estos socios del pacto, Dios está renovando la creación a medida que su presencia se extiende gradualmente por toda la tierra. Eventualmente, Cristo regresará, dará los toques finales a esta obra, vencerá todo mal, borrará el caos del mar y la oscuridad, otorgará a Sus compañeros la vida eterna y vivirá con nosotros en una tierra renovada, Su hogar para siempre.

El apóstol Pablo describió la nueva asociación de esta manera:

Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación (2 Corintios 5:17, 18).

Este lenguaje de reconciliación es revelador. La reconciliación indica que se reemplaza la hostilidad con la asociación. Ser hostil hacia alguien es estar en desacuerdo con esa persona, pero reconciliarse es querer lo mismo que ellos quieren. Cada uno de nosotros nació en desacuerdo con Dios. Como hijos de Adán e hijas de Eva, queremos hacer las cosas a nuestra manera y no a la manera de Dios.

Por lo tanto, por naturaleza, somos hostiles hacia Dios. Por naturaleza, reflejamos deseos egoístas en este mundo que van en contra de los deseos de Dios para este mundo. Al entrar en pacto con Dios, renunciamos a esto. Cuando entramos al cuerpo de Cristo e invitamos Su cuerpo y sangre al nuestro, Él comienza a transformar nuestros deseos en los Suyos. Eso es reconciliación.

Reconciliados con los deseos de Dios, podemos asociarnos con Él para lograr aún más reconciliación. Esto incluye restaurar almas espirituales encarnadas con el propósito de alinear los sistemas de este mundo con Dios y sus caminos. Sin embargo, toda esta reconciliación tiene una cosa en común: se logra abandonando nuestra hostilidad.

Rompiendo el ciclo

Hay una diferencia entre trabajar con Dios para arreglar las cosas y perseguir una justicia moldeada por nuestros propios deseos y medios. Lo primero es justicia; el segundo a menudo es venganza.

Digamos que alguien comete un delito. La justicia divina protege a las víctimas pasadas y futuras al eliminar al delincuente de la sociedad, pero también le da al autor la oportunidad de enfrentarse cara a cara con la necesidad de arrepentimiento y restauración personal. Sin embargo, la venganza, espera que se pudra en la cárcel después de ser víctimas del crimen.

La hostilidad también puede ser menos sutil. Puede venir a través de palabras mordaces y palabras que tienden trampas. Insultos. Intentar poner a alguien en su lugar y hacer que se sientan pequeños. Agresión pasiva. Haciendo que sea más difícil para alguien hacer su trabajo. La reconciliación, por otro lado, los invita a explorar nuevas formas de pensar e interactuar. Si queremos ayudar a alguien a reconciliarse con Dios, primero tenemos que empezar a querer lo que Dios quiere para ellos. Esto comienza al liberarnos de querer que “reciban lo que se merecen”.

Sí, si alguien es hostil hacia Dios, será hostil hacia nosotros. Sin embargo, no nos invitamos mutuamente a la reconciliación si esa hostilidad es recíproca. Después de todo, es una observación bien conocida que cuando un humano percibe un ataque, ya sea físico o verbal, luchamos, huimos o nos congelamos. Al asociarnos con Cristo, llegamos a ser los que rompen este ciclo. En lugar de hostilidad, podemos responder con la hospitalidad de embajador de la nueva creación de Dios: socios con Dios, reflejando su carácter y sus formas.

Cambiando nuestras comunidades

La hostilidad se da a conocer incluso en los círculos cristianos. Nuestros disturbios como el de la tuba perturban la paz en nuestras familias, nuestras iglesias y nuestros lugares de trabajo. Las palabras que no escuchamos en voz alta se abren paso en las redes sociales. A veces es obvio; a veces es sutil. Pero a menudo está presente.

Independientemente de su esfera de influencia, usted tiene el poder no solo de practicar la paz sino también de enseñarla. ¿Cómo podría esta enseñanza impactar nuestras congregaciones? ¿Nuestros hijos? ¿Qué diferencia haría si respondiéramos más intencionalmente a esta hostilidad con la hospitalidad de Cristo? ¿Qué argumentos pueden ser difundidos? ¿Qué relaciones restauradas?

Juntos, podemos asociarnos con Cristo para difundir el reino de Dios al reflejar Su carácter y Sus caminos, hasta que Su gloria cubra toda la tierra.

Latest posts by Amber Mann Riggs (see all)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Amber Mann Riggs is co-director and dean of administration for Artios Christian College and holds a B.A. in Youth Ministry and a M.A. in Curriculum and Instruction, both from Colorado Christian University. She also directs the worship ministry for her local congregation. Amber is a home-school mom to four young daughters and a smitten wife to her husband, Bryan.