Haciendo Crecer la Iglesia  . . .  en Casa

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

Dado el impacto que el fenómeno llamado COVID-19 está teniendo sobre nosotros y la necesidad de responder como iglesia a esta nueva realidad, reconocemos, entre otras cosas, la gran oportunidad de cumplir la misión que el Señor Jesucristo nos manda. Asimismo, reafirmamos que la iglesia no es un edificio o casa de oración donde nos hemos reunido semana tras semana a lo largo de los años, sino el grupo de creyentes donde sea que se encuentren.

En respuesta a esta realidad continua que enfrentamos, le presentamos los fundamentos bíblicos de nuestra fe y las estrategias para establecer grupos familiares para el evangelismo personal y el crecimiento de la iglesia local.

Fundamentos bíblicos

Toda misión cristiana debe buscar sus raíces en la revelación redentora de Dios, contenida en las Sagradas Escrituras. Allí encontramos su origen, la fuente de su inspiración y su razón de ser.

Las declaraciones que enumeramos a continuación son puntos simples que apoyan el marco bíblico-teológico para el trabajo de los grupos familiares.

Dios tiene un plan que está llevando a cabo. Como la Palabra revelada por Dios a lo largo de la historia, la Biblia comunica el inmenso amor de Dios y Su decisión de redimir a la creación de la esclavitud del pecado. Nos revela la presencia constante de Dios y Su poderosa intervención en la vida humana mientras salva y libera a lo largo de la historia (Génesis 12:3; Salmo 96; Isaías 55; 65:16-25; Hechos 17:24-31; Romanos 8:19-23; Efesios 1:3-4; Hebreos 1:1-3; Apocalipsis 20:
1-4).

Jesucristo es el Señor y Salvador del universo. Según las antiguas promesas y proclamación de los profetas, Jesús es un sacrificio por el pecado, logrando la redención del mundo. Jesucristo es el único camino, suficiente y perfecto para reconciliar y salvar a los perdidos, gracias a Su muerte y gloriosa resurrección.

Debido a estos dos eventos monumentales, Dios ha vuelto a exaltar a Jesús como Señor. Él reina con todo poder y señorío sobre toda la creación, especialmente sobre Su iglesia, para reconciliar en Él todas las cosas (Mateo 28:18; Juan 3:16; 14:6; Hechos 2:22-36; 3:12-26; 4:8-12; Gálatas 4:4; Efesios 1:17-23; Filipenses 2:5-11; Colosenses 1:15-20; 1 Timoteo 2:5; 2 Timoteo 1:9-19; Hebreos 13:8; 1 Pedro 1:18-21; 2:21-25).

La iglesia tiene una misión. En su llamado y redención, la comunidad de fe en Jesús tiene una razón propia para ser enviada. El Señor les ha encomendado que proclamen las buenas nuevas y se conviertan en una señal del reino de Dios en el mundo. La iglesia tiene el encargo de ser sal y luz en un lugar oscuro y corrupto, anunciando el evangelio de Cristo a los perdidos. En resumen, la comunidad de fe es enviada a predicar, a servir y a entregarse como lo hizo nuestro Salvador, Señor y Maestro (Mateo 5:14-16; 28:19-20; Marcos 16:15; Efesios 3:10; 1 Pedro 2:9; Juan 20:21).

Cada creyente es un ministro. A lo largo de la Biblia, descubrimos el propósito de Dios para cada ser humano. En todo Su pueblo escogido, busca el sacrificio personal en obediencia y amor hacia Él. El deseo divino de Dios es formar personas compuestas por sacerdotes y ministros santos que sirvan para beneficiar a los demás.

En el Nuevo Testamento, encontramos un llamado claro para que cada creyente se convierta en un siervo (ministro: diakonos) y esclavo (doulos) quienes encarnan el propósito redentor del evangelio. Esto significa que todo creyente está llamado a ejercer su ministerio para edificar el cuerpo de Cristo. Este ministerio consiste en ser enviado, en convertirse en un testigo vivo de la fe en la evangelización y el discipulado personal, en la enseñanza del evangelio y en el compartir los dones del Espíritu Santo (Éxodo 19:6; Isaías 61:6; Efesios 4:11-16; 1 Pedro 2:5, 9; Apocalipsis 1:5, 6; 5:10; 20:6).

La familia es nuestro fundamento. El ministerio de todos los creyentes es una experiencia familiar (en el hogar) en el contexto del Nuevo Testamento, excepto cuando ocurren condiciones particulares en la iglesia, como la persecución.

En casa, los cristianos tienen la primera oportunidad de hacer realidad su fe y su predicación, para dar un testimonio coherente y auténtico de lo que Cristo ha hecho en sus vidas (1 Timoteo 5:8). Cuando una familia está dispuesta a ir más allá de la predicación y servir a los demás, el Señor les proporcionará lo que necesitan para llevar a cabo su ministerio. En un mundo que confunde cada vez más los valores morales y espirituales, la familia cristiana debe emerger como una realidad sana y pura de amor y confianza en Dios (Filipenses 2:15).

Desde nuestros hogares, el maestro desarrolla habilidades y los testimonios se solidifican. En este entorno y más allá, podemos proclamar el amor y la salvación que el Señor ha hecho realidad en nosotros (Hechos 10:1, 24, 30, 33; 16:31; Marcos 5:19; Lucas 5:19; Juan 4:53; Mateo 5:16).

 

Definiciones

Antes de cubrir las estrategias eficaces para grupos familiares, definamos brevemente algunos términos

Grupos familiares para el sistema de crecimiento de la iglesia: Es un método, basado en la Biblia, que ayuda a la iglesia a cumplir la misión de Dios en cinco áreas principales: evangelismo, adoración, edificación, comunión y servicio.

Grupo familiar: Es una reunión de cinco a veinte personas que se reúnen una vez a la semana en la casa de un miembro para cumplir con la misión de la iglesia.

Objetivo de un grupo familiar: Es llevar a nuevos creyentes al cuerpo de Cristo, bautizarlos y discipularlos. Una vez que esto se logra, el grupo debe multiplicarse en otros grupos tanto como sea posible. El tiempo de vida del grupo familiar dura hasta que deja de ser productivo.

Estrategias

Cómo formar un grupo familiar

El grupo estará formado por dos o tres familias de la iglesia que vivan cerca una de la otra. Una de esas familias es la anfitriona del grupo. Un líder responsable debe estar a cargo de compartir la Palabra de Dios. Un músico debe liderar la alabanza.

Manejo de un grupo familiar

Los miembros de la iglesia que integran el grupo deben

  • elegir un día y una hora para reunirse semanalmente, preferiblemente en días de adoración no establecidos;
  • reunirse durante un promedio de una hora a la semana;
  • enfocarse en la Palabra de Dios y enseñarla.

Se anima a los miembros del grupo a traer invitados, pueden ser sus propios familiares, amigos o vecinos no convertidos.

El trabajo del pastor local en el sistema de grupos familiares.

Un pastor comprometido con el trabajo de los grupos debe

  • animar a la congregación a abrir sus hogares para establecer grupos;
  • asegurarse de que todos los miembros formen parte de al menos un grupo familiar;
  • nombrar líderes responsables para cada grupo;
  • capacitar a los líderes sobre su tema semanal;
  • supervisar el desarrollo de cada grupo para que cumpla con su propósito.

Factores clave para que un grupo familiar logre su propósito

  • Cada pastor debe estar seriamente comprometido e involucrado con la evangelización.
  • Cada miembro de la iglesia local debe pertenecer al menos a un grupo familiar.
  • Los miembros del grupo deben invitar a personas.
  • Permita que la Palabra de Dios se predique en cada reunión.

Con estas estrategias en su lugar, podemos llegar al mundo con el evangelio sin importar los obstáculos que enfrentemos. Que las bendiciones de Dios estén sobre nuestros hogares por el bien de Su reino.

Nota del editor: Para obtener más información sobre el modelo de evangelización en el hogar el cual fue pionero con gran éxito en la Conferencia de México, busque las lecciones de Evangelismo en el Hogar de BAP en el segundo trimestre de la Escuela Sabática para adultos. Haga su pedido en cog7.org.

Últimas entradas de Ramon Ruiz (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Ramon Ruiz has served within the Church of God (Seventh Day), pastoring several local churches in Mexico for over 40 years. As president of International Ministerial Congress since 1994, he works for the international Church in the day-to-day operations of ministry. Recently, Ramon moved to Dallas, TX, with his wife, Rebeca. They have one son, two daughters, and several grandchildren.