Photo Credit  ©  Shutterfree, Llc | Dreamstime.com

Falta de Fuerza

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Un o de los fracasos más memorables de la Biblia se registra en Marcos 14:27-31 y 66-72.

Justo después de la Última Cena, Jesús le dijo a los discípulos que todos se dispersarían y lo abandonarían. El apóstol Pedro le aseguró que si todos los demás lo negaban, él no lo haría y estaba preparado para morir. Puedo ver a Pedro haciendo un gesto a los demás mientras pone su brazo alrededor del Maestro en un gesto de protección. “Tú y yo contra el mundo, Señor. ¡Puedes contar conmigo!”

Los últimos versos anteriores nos dan el resto de la historia, incluida la horrible negación de Pedro en el patio del sumo sacerdote: “¡No conozco al hombre!” Aunque Pedro fracasó espectacularmente, su restauración es un caso de estudio en el camino correcto. No es tan importante preguntarse si le fallaremos al Señor o a los demás, porque ciertamente lo haremos. Sería mejor determinar si tenemos recursos espirituales en el banco cuando eso suceda.

Judas también fracasó espectacularmente. Me ha resultado útil contrastar los fracasos de Judas y Pedro en estos días dramáticos antes de la Crucifixión y la Resurrección. Judas pasó a la destrucción total, mientras que Pedro encontró la gracia. ¿Cuál fue la diferencia?

Comparando y contrastando

Judas es cínico; Pedro está en una aventura. La Biblia retrata a Judas Iscariote de manera negativa y, por lo tanto, dice poco sobre él, posiblemente porque nunca aventuró una opinión, hizo una pregunta por curiosidad o participó con otros de manera positiva. Él ocupó las sombras de la narración. Cuando hablaba, era crítico y egoísta.

Por el contrario, la razón por la que sabemos tanto sobre Pedro es porque se arriesgaba. Vemos a Pedro cerca de Jesús, haciendo preguntas, ofreciendo sugerencias, a veces tropezando con sus buenas intenciones. Era comprometido y aventurero.

Judas es arrogante; Pedro tiene hambre de ser guiado. El cinismo con respecto al Salvador es malo, pero la arrogancia es peor. La única vez que recordamos a Judas participando en la discusión es cuando eligió reprender al Maestro. En Juan 12:1-8, Jesús bendice a la mujer que le lava los pies con el costoso perfume, y Judas cuestiona la sabiduría de tal acto, aparentemente porque se preocupaba por los pobres. ¡Pero la Biblia indica que Judas era solo un ladrón!

Pedro, por otro lado, era descarado, demasiado confiado, impetuoso e inconsciente de su propia debilidad, pero no arrogante. En las frecuentes ocasiones en que Jesús corrigió a Pedro, escuchó en silencio, sin resistirse nunca, y me imagino, que señalaba con los dedos las formas en que podría hacer correcciones en el futuro.

Judas tropieza en las escaleras y cae; Pedro sube las escaleras. En su libro David: Conforme al Corazón de Dios (David: After God’s Own Heart), el autor H. Edwin Young señala quizás la diferencia más importante entre estos dos discípulos. Pedro, como el rey David muchos años antes que él, buscó la fuerza del Señor para salir del calabozo una vez que se encontró allí. Judas, como el rey Saúl, continuó tropezando en la oscuridad. El ejemplo de Pedro muestra que el Señor es compasivo con las personas que fallan y luego buscan ayuda.

Por supuesto, ¡sería mejor no tropezar en absoluto! Podemos limitar nuestro deambular con una preparación adecuada. Una relación duradera con Dios es tanto la prevención como la cura.

Preparación espiritual

Desde el primer momento que lo vemos, Pedro estaba en la misión con Cristo. A pesar de todos sus fracasos, Pedro felizmente se identificó con Él. Sin embargo, cada vez que fracasó, incluso después de que el Señor había dejado la tierra (Gálatas 2:11-14), aparentemente estaba pensando primero en Pedro, y solo luego en Jesús y Su voluntad. En otras palabras, Pedro no estaba en plena comunión con el Salvador.

Para que nuestra condición espiritual permanezca fresca, Dios nos dio disciplinas espirituales. Una disciplina, o un hábito, es algo que hacemos regularmente. Destaquemos dos disciplinas familiares que evitarán que la tentación nos tome por sorpresa como lo hizo con Pedro.

Oración

Lo opuesto a la disciplina de la oración es la insensibilidad espiritual, porque la oración es simplemente una línea abierta de comunicación con el cielo. Cuando estamos abiertos a la influencia del Espíritu Santo, no tropezaremos en el pecado como lo hizo Pedro, sino que seremos advertidos. Podemos comenzar cada día con un tiempo de oración, un tiempo de quietud. Deberíamos dedicar todo el tiempo que razonablemente podamos a esto, y debería ser serio y disciplinado. Esto ordenará nuestra mente, nos abrirá a la influencia del Señor y establecerá nuestro camino para el resto del día.

Debemos seguir este tiempo fijo de oración sin interrupción (Lucas 18:1-8; 1 Tesalonicenses 5:17; Efesios 6:18), un estado práctico y constante de atención a los impulsos de Dios. Esta oración no requiere murmurar todo el día ni ninguna postura en particular, como juntar las manos o arrodillarnos. Además, parte del día no estará en oración consciente, ya que otras cosas llamarán nuestra atención. Sin embargo, podemos ordenar nuestras mentes para que podamos realizar múltiples tareas, atendiendo las necesidades del día y estando siempre en contacto con el cielo.

Estudiar la Biblia

La oración nos mantiene centrados, pero el estudio de la Biblia nos da estabilidad. De hecho, sin una cuidadosa atención a la Palabra de Dios, nuestra oración carece de poder. La oración necesita equilibrio. Encuentro que la riqueza de la Palabra de Dios llega a lo más profundo de mi personalidad y restaura el orden. Escuché en alguna parte que los antiguos rabinos decían: “Una hora de estudio de la Torá es para el Santo como una hora de oración”. Durante mi tiempo devocional por la mañana, me aseguro de no perderme la lectura de la Biblia. Puedo orar todo el día donde quiera que esté, pero no siempre puedo abrir la Biblia.

También debemos responder a lo que leemos. Debemos esforzarnos por hacer lo que dice la Palabra y hacer cambios cuando parezca que no estamos dispuestos a responder a sus mandatos.

Otras disciplinas como la adoración, el servicio y el ayuno tienen un lugar en el mantenimiento de una relación fuerte con Dios y no deben ser descuidadas. Nuestra esperanza de estar espiritualmente en la tarea es aprovechar el poder que Él tiene para guardarnos.

La mejor defensa

Pedro era un buen hombre. Todos deseamos estar tan listos como siempre parecía estarlo él. Sin embargo, al igual que nosotros, Pedro tendía a sobreestimar su preparación en asuntos espirituales.

Podemos aprender que nuestra mejor defensa es darnos cuenta de que sin el brazo fuerte del Señor somos vulnerables e insuficientes. Además, cuando fallamos, podemos volver, estando seguros de la compasión del Señor. Las lágrimas y el dolor causado por nuestro pecado, como lo mostró Pedro, son indicaciones de que verdaderamente somos suyos. Entonces podemos desempolvarnos, tomar Su mano nuevamente y recordar permanecer cerca.

Últimas entradas de David Downey (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Dr. David Downey is a freelance writer who has published work in Creation Illustrated, Seek, Precepts for Living, Light and Life, War Cry, and The Lookout. He has also published curriculum in QuickSource (Explore the Bible Series) and has published a book, His Burden is Light: Cultivating Personal Holiness, on Amazon. Dr. Downey lives in Burleson, TX.