El Antiguo Testamento

Extrayendo Tesoros del Antiguo Testamento

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

¿Alguna vez ha escuchado a alguien expresar pensamientos como estos? ¿Quizás usted los ha tenido?

«Soy cristiano del Nuevo Pacto, así que todo lo que realmente necesito estudiar es el Nuevo Testamento.»

«Jesús y los Apóstoles son la última palabra sobre teología, vida y vivencia.  El Antiguo Testamento solo confunde el evangelio.»

«Jesús eliminó la ley, por lo que no tiene sentido aprender lo que dice.»

Entonces, ¿por qué seguimos publicando el Antiguo Testamento en nuestras Biblias? ¿Deberían los cristianos del Nuevo Pacto encontrar algún valor en el estudio de los libros de la Biblia escritos antes del nacimiento de Jesús? ¡La respuesta es un rotundo «Sí»!  Pero no se fíe de mi palabra. Considere las palabras de Jesús y Sus apóstoles:

Jesús Afirmó el Antiguo Testamento

Jesús afirmó el propósito y el valor de lo que llamamos el Antiguo Testamento: «Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida.» (Juan 5:39-40).

Jesús afirmó el propósito y el valor de lo que llamamos el Antiguo Testamento. - Loren Gjesdal Clic para tuitear

Y:

«Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él.  Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?» (Juan 5:46-47)

Cuando Jesús usó la palabra «escrituras», se refirió al canon de los escritos que los judíos consideraban sagrados. Este canon incluía los primeros cinco libros de la Biblia, a veces llamados Torá o Ley, que eran atribuidos a Moisés. Es esta sección de la Biblia la que sufre un ataque particular, tanto desde dentro como desde fuera de la iglesia.

Desde fuera de la iglesia, el relato de la creación registrado en Génesis es impugnado como mito, mientras que desde dentro de la iglesia se descarta el valor de la ley según se registra en Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. ¡Sin embargo, son estos mismos escritos los que Jesús y Sus apóstoles dijeron que eran suficientes para guiarnos a creer en Él!

Al leer los evangelios, particularmente Mateo, encontramos que los autores señalan repetidamente que el Antiguo Testamento valida las afirmaciones de Jesús de ser el Mesías, el Hijo de Dios, el Salvador designado para librar a la humanidad de sus pecados. 30 veces la frase: «Como está escrito» se usa en el Nuevo Testamento, cada vez conectando un texto en el Antiguo Testamento con Jesús y el evangelio.

Escrito para Nuestra Instrucción

¡14 veces tan solo en el libro de Romanos, Pablo refiere el Antiguo Testamento para fundamentar la teología de la justificación solamente por fe en Jesús! Pablo resume su visión de lo que llamaríamos el Antiguo Testamento hacia el final de su carta a la iglesia en Roma con estas palabras:

«Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.» (Romanos 15:4).

Además, ¿Cuál es la esperanza y el ánimo revelados a través de las escrituras del Antiguo Testamento? Nada menos que la buena noticia de que «… Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; [el Antiguo Testamento]» (Romanos 3:21).

Note la mención específica de la «Ley» junto con los profetas. Ciertamente, vemos el poder del cumplimiento de la profecía para validar las afirmaciones de Jesús, pero Pablo dice específicamente que la Ley también agrega valor a la comprensión del plan redentor de Dios en la historia. «De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.» (Gálatas 3:24).

El Antiguo Testamento fue una herramienta poderosa utilizada por los escritores de los evangelios y el apóstol Pablo para proclamar el evangelio de la salvación solo por fe en Cristo.

El Antiguo Testamento es Útil Hoy

Sí, Jesús y Sus apóstoles tienen la última palabra sobre la interpretación correcta de las Escrituras y toda la doctrina. Pero es a través del lente de la cruz que vemos las escrituras hablando con una sola voz de una meta-narrativa que une todos los libros de la Biblia, desde Génesis hasta Apocalipsis.  Ver esta continuidad debería ser una afirmación de fe para todos los cristianos de todas las épocas. Y más que eso, es útil para el avance del reino de Dios en la Tierra hasta el día de hoy.

Esta es la enfática afirmación de Pablo a Timoteo, su protegido: «Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.» (2 Timoteo 3:16-17).

El Antiguo Testamento Equipa al Pueblo de Dios

Nuevamente, cuando Pablo usa la palabra «escritura», ciertamente está incluyendo el único canon de escritura sagrada compilado en ese momento, lo que llamamos el Antiguo Testamento. Si él vio tanto provecho en ello, para equipar al pueblo de Dios para toda buena obra, entonces, ¿cómo podemos descartarlo y considerarlo irrelevante? Si ese tesoro estuvo disponible para que Timoteo lo extrajera, incluso después de la muerte y resurrección de Jesús, incluso después de Pentecostés, ¡con toda seguridad seguirá siendo valioso para nosotros estudiarlo también!

Artios Christian College ofrece actualmente un curso llamado Historia y Literatura del Antiguo Testamento. En dicho curso se invita a aprender cómo sacar el máximo provecho de la lectura de la precuela, a veces confusa, del Nuevo Testamento y se le anima a ver que toda la Biblia está escrita con un mensaje de un autor para llevar a todas las personas a la fe salvadora en un solo nombre. –¡Jesús! Hay un tesoro por encontrar en el Antiguo Testamento. ¡Vamos a extraerlo juntos!

Toda la Biblia está escrita con un mensaje de un autor para llevar a todas las personas a la fe salvadora en un solo nombre. --¡Jesús! – Loren Gjesdal Clic para tuitear

 

Loren Gjesdal
Últimas entradas de Loren Gjesdal (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Loren is husband to Nickki for more than 30 years and father to 2 adult children and 1 teen. He lives in Oregon where he is co-pastor of the Marion Church of God (Seventh Day), part time property manager, and Artios Christian College Co-Director.