Evidencia

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

En el último número del Abogado de la Biblia, comencé una serie de seis artículos explorando 2 Corintios 5:14-21 con una pregunta: “¿Qué te motiva?” Ese artículo habló sobre el poder del amor de Cristo que nos impulsa, y concluí con un llamado para que nos unamos a la misión redentora de Dios en el mundo.

 

Corte cósmica

No obstante, el amor de Cristo que nos impulsa es solo uno de los tres componentes importantes de nuestro llamado cristiano. Para comprender cómo estos componentes funcionan juntos para guiar nuestras vidas, imagine la sala de una corte. Quizá como muchos de ustedes, no soy abogado ni experto legal. Gran parte de lo que entiendo del sistema legal proviene de ver televisión y leer noticias sobre juicios de alto perfil. Pero sí tengo una comprensión básica de cómo funciona el sistema de justicia de los Estados Unidos. Para probar la culpabilidad de alguien, el fiscal debe establecer tres cosas: el motivo, la evidencia y el testimonio.

El motivo es la razón que impulsa a la persona a cometer el delito. La evidencia es una prueba física de que cometieron el acto, algo que convence a los sentidos del jurado. El testimonio es la afirmación verbal de testigos presenciales para establecer que se cometió el delito. Cuando el fiscal puede proporcionar los motivos, pruebas y testimonios, ya tienen un caso sólido. Por supuesto, en este escenario, estamos trabajando bajo la presunción de inocencia, y la responsabilidad recae en el fiscal para probar la culpabilidad de la persona.

Sin embargo, cuando vemos la difícil situación del mundo, la situación se invierte. Sabemos por las Escrituras que todo ser humano está condenado ante un Dios justo. No presumimos inocencia; más bien, sabemos que todos somos culpables y merecemos una condena justa. Nadie es justo, nadie, nadie. Nadie está exento de la sentencia de Dios de “culpable” y la justa condenación de la muerte eterna. Con una presunción de culpabilidad, la carga recae en el defensor de probar la inocencia.

Pero, ¿cómo puede la raza humana que es culpable hacerse inocente? ¡Solo a través del evangelio de Jesucristo! Solo si Jesús toma la culpa y el justo castigo de la humanidad sobre Sus hombros el culpable puede ser declarado inocente. Solo a través del sacrificio de Jesús podemos pasar de la muerte a la vida y evitar la condena. El sacrificio ha sido hecho; Dios se ha reconciliado con el mundo. Todo lo que queda es que el mundo se reconcilie con Dios a través de la fe, aceptando el sacrificio de Cristo. Éste es el gran misterio y promesa de 2 Corintios 5:20, 21:

Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

 

Embajadores defensores

¡Éstas son las buenas noticias! Y como dice Pablo, somos “embajadores de Cristo”, a través de los cuales Dios está “haciendo un llamamiento”, hablando de las buenas nuevas. Cristo es el gran Abogado, el Mediador entre Dios y el hombre, quien se encuentra en una corte cósmica, defendiendo para que la misericordia pueda triunfar sobre la justicia al tomar el castigo del pecado sobre Sí mismo. Pero Cristo no aboga solo; nombra a Sus seguidores para que sean Sus embajadores, Su voz, para abogar en nombre del mundo. ¿Cómo hacemos esto?

La respuesta se encuentra en los versículos 14-19 donde Pablo pinta una imagen de cristianos que abogan por el mundo. Con una parte culpable, la carga recae sobre nosotros para presentar una apelación, pidiendo perdón. Hacemos esto volteando el caso contra el mundo. Al igual que nosotros, ellos tenían un motivo pecaminoso: un espíritu de rebelión contra Dios. Al igual que nosotros, hay muchas pruebas: sus pecados contra Dios y entre ellos. Al igual que nosotros, hubo testimonio: su propio rechazo infiel de Cristo y los testigos de sus pecados. Al igual que nosotros, no tienen pruebas de su inocencia.

Pero en realidad no estamos hablando en nombre del mundo, sino en nombre de Dios. Dios ha elegido proveer una forma para que los pecadores ganen la apelación, no en función de su motivo, evidencia y testimonio, sino en el motivo, evidencia y testimonio de Cristo. Lea cuidadosamente los versos 14-19 y vea cómo funciona esto:

Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así.  De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

 

¡Mira — una nueva creación!

Aquí se nos confía el motivo, la evidencia y el testimonio de Cristo en nombre del mundo. El motivo es Su amor, que nos obliga a vivir nuestras vidas por Aquel que dio Su vida por todos. Ahora mira los otros elementos. La evidencia que presentamos en nombre del mundo es nuestra vida renovada y recreada. Si alguien está en Cristo, he aquí es una ¡nueva creación! El testimonio es la “palabra de reconciliación” que Dios nos ha confiado. Es el testimonio de que Dios ha abierto un camino para que la humanidad renazca y se vuelva a crear, ¡las buenas nuevas de Jesucristo!

Somos testigos oculares porque hemos experimentado el renacimiento de nosotros mismos. La humanidad está condenada, culpable ante Dios. Pero Dios ha provisto un medio de apelación por el cual toda la humanidad puede salvarse. Los que aceptan esta salvación se unen a Jesús como defensores de los perdidos. Los perdidos encuentran vida abundante y eterna en Cristo, no por sus motivos, evidencia o testimonio, sino por el motivo, evidencia y testimonio de Cristo obrando en ellos.

La redacción de 2 Corintios 5:17 generalmente se suaviza en las traducciones al inglés al proporcionar algunas palabras que no aparecen en el griego. El resultado es una redacción que suena bastante individualista: “Si alguien está en Cristo, él es una nueva criatura”. Una interpretación más literal del pasaje sería: “¡Si alguien está en Cristo, mira, es nueva creación!” Sí, el individuo es una nueva criatura, pero más importante, son parte de una nueva creación. Son evidencia, de hecho, son prueba, de que Dios está trabajando recreando los cielos y la tierra. Dios no ha abandonado Su creación al pecado y la muerte; más bien, está trabajando redimiendo y restaurando todo lo que está perdido.

¿Cómo sabemos esto? Porque cada persona rescatada del pecado y la muerte y que se le da vida abundante y eterna es evidencia de la obra de gracia de Dios. El plan redentor de Dios está trabajando y es evidente en el mundo a través de nuestras vidas. Este es el poder de una vida cambiada por Dios. Esto es de lo que Jesús estaba hablando cuando describió a Sus seguidores como una luz para el mundo: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16).

 

Brilla fuerte

Sabemos que Jesús es la luz del mundo. Así como la luna refleja la luz del sol, así reflejamos la luz del Hijo. Al hacerlo, demostramos el éxito continuo de la gran misión de Dios y la expansión continua de Su reino en el mundo. El llamado del cristiano a una vida de arrepentimiento, santidad, justicia y obediencia amorosa a Dios es un llamado a brillar la luz de Dios en el mundo como evidencia de que Cristo es real y que Su vida, muerte y resurrección son lo suficientemente poderosas como para cambiar a la humanidad.

El llamado de los cristianos a ser un pueblo apartado, una nación santa, un sacerdocio real, el cuerpo de Cristo, la familia de Dios, ciudadanos de un nuevo reino, es una prueba de que el mundo necesita estar convencido de que pueden reconciliarse con Dios y unirse a Su nueva creación. ¡Los que están en Cristo son evidencia para el mundo de que Dios es real y de que tienen esperanza!

Este es nuestro propósito como cristianos en este mundo. Vivimos juntos en una obediencia amorosa y justa a Dios para que el mundo sea atraído a Cristo por la evidencia de nuestra participación en la nueva creación. A medida que vivimos cada vez más en la realidad de la nueva creación, nuestra evidencia se volverá abrumadora para el mundo que nos rodea, haciendo que el evangelio sea atractivo en todos los sentidos (Tito 2:10).

Espero que vivamos de tal manera que cada vez que alguien nos vea, proclame: “¡Mira, una nueva creación!”

Israel Steinmetz
Últimas entradas de Israel Steinmetz (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Israel Steinmetz is dean of Academic Affairs for Artios Christian College and pastors New Hope United Church in San Antonio, TX, where he lives with his wife Anna and their eight children. In addition to teaching, Israel is a prolific writer, having co-authored four books and contributed over fifty feature articles to the Bible Advocate. Committed to lifelong learning, Israel holds a Bachelors in Pastoral Ministry, a Master of Divinity, Master of Arts in Theological Studies and is pursuing the Doctor of Ministry from Fuller Theological Seminary.