¿Estamos Listos?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro (1 Juan 3:2-3).

Cada novia te dirá que no caminó por el pasillo nupcial con su ropa habitual. Y peor aún, ¡no en su pijama! El tan esperado día de su boda, y después su matrimonio requirieron mucha preparación: decidir casarse con la persona adecuada; participar de una consejería prematrimonial; y seleccionar la fiesta nupcial, el lugar, el menú, las invitaciones y otras cosas.

Una boda y un matrimonio terrenal son muy hermosos y claramente no son experiencias que se preparan en microondas, sino que requieren una preparación detallada. Si esto es cierto, ¿qué hay de prepararse para la eternidad como la novia de Cristo? La magnitud de la eternidad requiere que hagamos una pausa, reflexionemos y, sobre todo, nos preparemos y nos mantengamos listos.

A menudo se dice: “No existe una novia fea”. ¿Pero es eso cierto sobre la novia de Cristo? ¿Estamos siendo diligentes en nuestra preparación para estar hermosos para Su regreso? ¿Las imperfecciones del pecado nos están haciendo feos? Nuestro matrimonio con Jesús sugiere que somos una nueva creación; los viejos hábitos, estilos de vida y estatus han cambiado. En Cristo Jesús, todas las cosas se han vuelto nuevas. Apocalipsis 19:7-9 nos da consejos y una promesa segura:

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones de los santos. Y el ángel me dijo: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

Ciudad hermosa

Como la novia de Cristo, tenemos mucho que preparar, ¡nos esperan tantas cosas!

El Alfa y Omega, que es fiel y verdadero, nos ha prometido que un día, de parte de Dios, la Nueva Jerusalén descenderá del cielo, preparada como una novia que se preparó diligentemente para su esposo. Imagine la novedad de todas las cosas y estar extasiado por un Dios santo, a quien nuestros corazones han esperado por mucho tiempo. Imagine la existencia sublime cuando Dios mismo, y no otro, limpiará todas nuestras lágrimas. Adiós a la separación por la muerte, al dolor, al llanto y a todo tipo de dolor.

Lo más importante, imagine la grandeza de la firme ciudad de Dios, la Santa Jerusalén, descrita en Apocalipsis 21:10-26. La ciudad será espléndida con la gloria y la luz de Dios. Juan escribe que sus altos muros tienen doce cimientos que llevan el nombre de los doce apóstoles y está adornada con todo tipo de piedras preciosas. La ciudad también tiene doce puertas, cada puerta es una perla y cada una con un ángel y el nombre de una de las doce tribus de Israel. Las calles de la ciudad están hechas de oro.

Para cerrar con broche de oro, no habrá templo en la Nueva Jerusalén porque Dios mismo estará allí, y el resplandor del Señor hará que el sol y la luna ya no sean necesarios. Esta es una experiencia, existencia y lugar que no debe perderse. ¡Qué tiempo tan glorioso será cuando los redimidos que vencieron estarán con el Señor permanentemente, heredando todas las cosas!

Invitación real

Esta visión de la eternidad debería motivarnos a ser las nuevas creaciones que estamos llamados a ser en Cristo Jesús, para prepararnos para ser Su novia. Recibimos una invitación real como ninguna otra descrita en la parábola de Mateo 22:1-14.

En la historia, los invitados rechazan dos invitaciones de boda, emitidas por un rey. Se les habló de las provisiones suntuosas preparadas para ellos: “He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas” (Mateo 22:4). Al final, aquellos que rechazaron la invitación fueron considerados indignos y fueron destruidos por el ejército del rey. Determinado a tener invitados en la boda de su hijo, el rey envió a sus sirvientes a invitar a todos los que encontraron por los caminos y carreteras, y ellos aceptaron. Lamentablemente, una persona que fue ignoró el protocolo de usar vestimentas apropiadas para una boda, fue expulsada.

La invitación de Jesús

Esta parábola se parece mucho a la invitación real emitida por Jesús para asistir a la cena de las bodas del Cordero al final de la era. En este momento, al igual que en la parábola paralela de Lucas 14:15-24, muchas personas están poniendo innumerables excusas, como compromisos de negocios y familiares (vv. 18-20). ¿Le suenan familiares tales excusas?

Si alguno de nosotros ve que nuestro antiguo estilo de vida nos hace formar parte con los temerosos, incrédulos, abominables, asesinos, prostitutas, hechiceros, idólatras, mentirosos y todas las demás versiones de la injusticia que tendrán su parte en el lago de fuego y azufre (Apocalipsis 21:8), debemos detenernos y hacer un cambio radical. ¿Podemos escuchar el llamado del Salvador en la puerta de nuestro corazón para convertirnos en Su nueva creación? “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). ¿Cuál será nuestra respuesta?

Recordemos las palabras de Jesús sobre el compromiso completo con Él (Lucas 14:26-28). Se necesita un gran sacrificio y costo para seguir a Jesús como una nueva creación. Pero las indescriptibles y ricas recompensas les esperan a quienes lo hacen.

¿Estamos listos para conocer a nuestro Amado, o somos una novia fea con un estilo de vida manchado por el pecado? Jesús se fue a preparar un lugar para nosotros y promete regresar para que podamos estar allí con Él para siempre (Juan 14:2, 3). Si nos preparamos diligentemente, seremos la novia impecable por la que viene.

Últimas entradas de Dr. Donna Sherwood (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Dr. Donna Sherwood is a teacher, transformational speaker, and an author.æ She grew up in the Mosely Hall Church of God (Seventh Day) in Jamaica and attended the Jamaica Theological Seminary for two years. Donna graduated from Brunel University, West London, in 2005 and 2011 with a masters and PhD in education, respectively. In 2017, she founded Royal Reign Ministries, dedicated to empowering women to know God and become the God-intended version of themselves. She equips women to rise up, reign, and do exploits for God and to serve humanity. Donna lives in London, England, loves the outdoors, and is an avid reader.