David Descubre la Mansedumbre

“Papá, gracias por traerme a la feria. Ha sido un día estupendo”. exclamó David.

“De nada”, respondió papá. “Después de visitar los diferentes corrales de animales, ¿cuál fue el más interesante?”.

“Probablemente el de las ovejas, porque ayer estuvimos hablando en la escuela sabática de que Jesús es nuestro Pastor. Así que tenía curiosidad por saber cómo son las ovejas y los pastores. Por eso hablé con la persona que tenía varios animales en la competencia”.

“Entonces, ¿qué aprendiste?” preguntó papá.

“¡Aprendí muchas cosas! ¿Sabías que a las ovejas les gusta permanecer juntas en el rebaño? Cuanto más sienten el peligro, más unido está su grupo. Ojalá nuestras cabras se parecieran más a las ovejas y no se dispersaran tanto. Ese muchacho dijo que sólo las llama, y vienen cuando escuchan su voz. Luego regresa y ellas le siguen hasta el corral. ¡Imagínate que intentáramos hacer eso con nuestras cabras!

“Las ovejas también son muy astutas”, continuó David. “Si alguien entra a su corral y las llama, no le hacen caso. Sólo siguen la voz de su pastor”.

“Eso es interesante”, dijo papá. “¿Cómo encaja eso con lo que has estado estudiando en la escuela sabática”?

David pensó un momento. “Bueno, creo que necesito ser más como una oveja y mantenerme cerca de otras ovejas, que serían mi familia y los amigos de la iglesia que aman a Jesús. También creo que necesito escuchar la voz de Jesús cuando estoy tomando decisiones”.

“Suena bien, pero ¿cómo lo harías?”.

“Hmmmm”, respondió David. “Leyendo mi Biblia más a menudo para conocer mejor Su voz, y orando y preguntándole sobre los problemas y las decisiones cuando surjan”.

“Eso suena bien”, dijo papá. “Creo que también es importante recordar cuánto nos ama Jesús. ¿Recuerdas el verso que dice que Jesús es el Buen Pastor?”.

“Creo que sí”, respondió David. “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas” (Juan 10:11).

Papá sonrió. “Así es. Pero, ¿qué me dices de Isaías 53:7? Maltratado y humillado, ni siquiera abrió su boca; como cordero, fue llevado al matadero; como oveja, enmudeció ante trasquilador; y ni siquiera abrió su boca’”.

“No había pensado en Jesús siendo comparado con una oveja”, dijo David. “Sólo pensé acerca de cómo Él es como un pastor “.

“¿Te imaginas que se burlen de ti, que te acusen, que te golpeen, sabiendo que tú tienes razón y ellos no y que vas a morir de todos modos?”. preguntó papá. “Pero Jesús era manso. Eso significa que no contestaba, no amenazaba, simplemente aceptaba la voluntad de Su Padre. ¿Qué puedes sacar de ese ejemplo?”.

David pensó de nuevo. “Ser una oveja es mucho más difícil de lo que pensaba. No soy muy bueno para enfrentar las consecuencias quedándome callado incluso cuando estoy equivocado. Tengo mucho que aprender”.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
Bienvenido y Dando la Bienvenida Pasando Tiempo con Jesús

Written By

Marcia Sanders is the mother of three: Matthew, Adam, and April (Brann), and she is "nana" to Ava and Jonah Brann. Since she retired from her career in education, Marcia and Randy have enjoyed spending time with their children and grandchildren, as well as camping, hiking, motorcycling, kayaking, and traveling.

More From Author

David Descubre a Jeremías

Leer más
David Descubre la Presencia de Dios

David Descubre la Presencia de Dios

Leer más
David Descubre el Valor Verdadero

David Descubre el Valor Verdadero

Leer más

You May Also Like

David Descubre a Jeremías

Leer más
David Descubre la Presencia de Dios

David Descubre la Presencia de Dios

Leer más
David Descubre el Valor Verdadero

David Descubre el Valor Verdadero

Leer más