Entiendo el concepto del “sueño del alma”, pero ¿no dice la Biblia que tengo un hogar en el cielo (2 Corintios 5:1)?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

Entiendo el concepto del “sueño del alma”, pero ¿no dice la Biblia que tengo un hogar en el cielo (2 Corintios 5:1)?

La creencia de que vamos al cielo cuando morimos está muy extendida dentro y fuera del cristianismo. Esto en sí mismo ilumina una verdad enterrada en cada corazón humano, que debe haber más en la vida que esta vida. Pero a pesar de su popularidad, la Biblia no habla mucho de ir al cielo. Más bien, la esperanza cristiana de las Escrituras va en la otra dirección: Jesús trae el cielo a la tierra en la resurrección a Su regreso (1 Corintios 15; 1 Tesalonicenses 4:13-18; Tito 2:13; 1 Pedro 1:3).

La esperanza de la resurrección es el claro énfasis del Nuevo Testamento (Hechos 23:6; 24:15). Entonces, ¿es 2 Corintios 5:1 una excepción? Examinemos el texto detenidamente: “Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos”.

En primer lugar, Pablo contrasta nuestra tienda terrenal y la eterna, una metáfora común para el cuerpo. Es la misma palabra que Juan usó para la encarnación de Cristo: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó [tabernáculo] entre nosotros” (Juan 1:14). La imagen de la tienda de Pablo hace eco de su enseñanza en 1 Corintios, donde el cuerpo es “el templo del Espíritu Santo” (6:19). Y su contraste de un cuerpo natural corruptible con un cuerpo espiritual resucitado incorruptible (15:42-53) es paralelo a su contraste de nuestra “casa terrenal” destructible con “un edificio de Dios . . . eterno en los cielos” en 2 Corintios 5:1.

En segundo lugar, Pablo describe esta casa eterna como “de Dios” y “del cielo” (vv. 1, 2). No vamos a ir a ella, sino que viene a nosotros. A diferencia del pensamiento popular pagano de la época, Pablo no considera que nuestra esperanza sea “encontrarnos desnudos” (sin “tienda”, o sin cuerpo) (vv. 3, 4). Más bien, anticipa que seremos vestidos con un cuerpo celestial preparado en los cielos y que vendrá a nosotros desde allí.

Por último, del contexto más amplio de 2 Corintios 5:1 se desprende que la imagen de la “tienda” de Pablo tiene en mente la resurrección del cuerpo. Nuestro gemido por ser revestidos y “la mortalidad . . . absorbida por la vida” (vv. 3, 4) hace eco de pasajes de resurrección como 1 Corintios 15:54 y Romanos 8:22, 23. Lo más significativo es el contexto inmediato de 2 Corintios 5, donde Pablo ha estado hablando sobre el regreso de Cristo, la resurrección y lo temporal frente a lo eterno desde el 4:14: “sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús”.

Aunque 2 Corintios 5:1-4 no habla de lo que ocurre cuando morimos, sí nos asegura una esperanza celestial y un hogar por venir. Como Jesús prometió: “Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo” (Juan 14:3).

Entonces, ¿qué sucede entre nuestras tiendas terrenales y las eternas? Pablo lo describe mejor: “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él” (1 Tesalonicenses 4:14). “Dormir en Jesús” sugiere que, en la muerte, no sólo descansamos en Él, sino que también despertaremos con Él. Significa que la propia muerte no nos separa — ni puede hacerlo — de Cristo, porque estamos en Él: “Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos” (Romanos 14:8).

— Anciano Jason Overman

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.