Enfocándonos en los Fieles: Pedro

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Continuamos nuestra serie Enfocándonos en los Fieles con una de las figuras más queridas del Nuevo Testamento, Simón Pedro. Conocemos bien a este humilde pescador convertido en un poderoso apóstol. Después de Jesús, su nombre se menciona más veces que cualquier otro, incluido el de Pablo. Pocos personajes de la Biblia están más expuestos ante nosotros que Pedro. Vemos todos sus defectos y fracasos, junto con sus fortalezas y éxitos. Por esta razón, él no es solo el discípulo preeminente, siempre enlistado y en el primer lugar entre los Doce; él es el discípulo arquetípico. Es un modelo de discipulado a seguir.

Desde un barco de pesca hasta el aposento alto, desde echar redes en Galilea hasta predicar a los gentiles, el caminar de fe de Pedro, como el de Abraham, fue un camino de transformación. Se ve desde el momento en que conoció a Jesús, hizo una introducción como ninguna otra. Su hermano, Andrés, fue quien lo llevó a encontrarse con Jesús. Pero cuando Jesús vio al rudo pescador, lo primero que hizo fue cambiarle el nombre: “Tú eres Simón, hijo de Jonás: tú serás llamado Cephas (que quiere decir, Piedra)” (Juan 1:42).

Los judíos llamarían a Pedro Cefas, los griegos, Petros. En cualquier idioma, Pedro era la roca, lo que significa la nueva identidad y propósito que Jesús tenía para este especial discípulo. No podemos cubrir todos los episodios de la vida de Pedro con Jesús, pero resaltemos algunas y las principales características que definieron a la roca. Al seguir al Maestro con Su alumno más apasionado y franco, vemos cómo un fiel seguidor de Jesús se ve.

Dispuesto

El atributo más memorable de Pedro puede haber sido su ferviente celo por Jesús. No siempre lo encauzó bien (¡cortó una oreja defendiendo a Jesús!), Pero nadie dudó de su pasión. Él se entregó por completo. Al llamar a los discípulos, Jesús dejó en claro el costo del discipulado: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mateo 16:24). Y Pedro lo hizo. Cuando escuchó el llamado ese día cuando Jesús pasaba por su barca en las orillas de Galilea, “dejándolo todo, le siguieron” (Lucas 5:11). Este discípulo estaba destinado a atrapar y hacer más discípulos.

Pedro siempre estaba dispuesto para estar cerca de Jesús. Esto se ilustra vívidamente en algunas de nuestras historias favoritas del evangelio. Atrapado en una tormenta en el lago, fue Pedro quien salió de la barca y caminaba sobre el agua hacia Jesús cuando se lo ordenó (Mateo 14:22-33). Después de la crucifixión, Pedro, abatido, regresó a pescar. Pero cuando el Señor resucitado se mostró a Sus discípulos, fue Pedro quien saltó de la barca al mar para llegar a su Maestro (Juan 21:1-14).

Las acciones valientes y decisivas de Pedro explican mejor que las palabras como un seguidor fiel está ansioso por dejar lo familiar para estar donde está Jesús e ir hacia donde Él va.

Declarándolo

Pedro es tan famoso por sus declaraciones sinceras como por sus increíbles hazañas. Esta disposición atrevida a veces también estaba equivocada (¡discutió con Cristo sobre morir y lavarse los pies!), Pero nadie dudó de su sinceridad. Un llamado viene con confesión, y Pedro no tuvo miedo de hablar sobre sí mismo o sobre su Señor. Ante la autoridad de Jesús cuando lo llamó por primera vez en la barca, Pedro inmediatamente cayó a sus pies: “Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador (Lucas 5: 8).

Ese grito honesto y humilde también se ve durante la tormenta en Galilea. Al ver los vientos y las olas, Pedro comenzó a hundirse de miedo, pero gritó: “¡Señor, sálvame!” (Mateo 14:30). Este duro pescador fue lo suficientemente valiente como para confesar su necesidad.

El deseo de Pedro de intervenir da testimonio de una pasión valiente por Jesús, pero al hablar, su vulnerabilidad sin reservas ante Jesús fue evidente para todos. Pedro podía declarar la verdad sobre quién era y pedir ayuda porque sabía quién es Jesús. Más tarde, cuando el Señor preguntó a Sus discípulos: “¿Quién decís que soy?” fue Pedro, de nuevo, quien habló. Su confesión es la roca sobre la que está construida la iglesia: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (16:15, 16).

Las palabras claras y directas de Pedro explican que los seguidores fieles se conocen a sí mismos y a su Señor, y están ansiosos por confesar abiertamente ante Dios y ante el mundo.

Siguiendo adelante

Amamos a Pedro porque nos identificamos con él. Él es la roca, un seguidor fiel, no porque no tuviera fallas, sino porque, a pesar de sus temores y fracasos, estaba listo para actuar y hablar a favor del Señor. Pedro fue un seguidor fiel porque no se dio por vencido, aunque su enfoque a veces se desvió de Su Señor y se centró en sí mismo. Pedro, la roca, es el fiel seguidor prototípico porque en siempre confió y obedeció a su Señor por encima de todo, cumpliendo así la misión que llevaba en su nombre.

Al final de su vida, después de seguir, negar y predicar a Jesús hasta los confines de la tierra, Pedro escribió que todos somos “piedras vivas”, edificando la iglesia de Dios en Cristo (1 Pedro 2:5). Él fue solo el primero. Deseo que todos seamos rocas transformadas, como Simón Pedro — seguidores fieles listos y hablando por el Maestro, Jesucristo.

 

Este artículo fue adaptado del estudio bíblico para adultos Un discípulo fiel: Siguiendo al Maestro con Pedro, ahora disponible en inglés y español por Bible Advocate Press.

Últimas entradas de Jason Overman (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.