Encontrándonos Fieles

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante (Hebreos 12:1, RVR 1960).

A medida que llego a la edad en la que me encuentro como uno de los miembros más grandes de edad de nuestra iglesia local y de mi familia, me pregunto cómo ven mi vida esa “gran nube de testigos” que me rodea.

He aprendido que un buen testimonio se desarrolla dentro del cuerpo de Cristo. Varios miembros de nuestra congregación tuvieron un gran impacto en mí durante mis años de crecimiento.
El hermano Fouts, con los bolsillos llenos de dulces para los niños después de la iglesia, nos hacía sentir amados.
Al hermano Kilgore le encantaba hacer bromas a los niños y hacernos sentir especiales.
Mi tía Imy, como maestra de escuela sabática, se aseguró de que aprendiera los libros de la Biblia y vivió una vida de generosidad con su familia, la iglesia y sus amigos por igual.

Al pensar en estos recuerdos, mi mente divaga hacia la parte más personal: mi propio testimonio cristiano. ¿Qué tan obvio es mi amor por el Señor, mi deseo de servirle? ¿Seré recordada por el amor que les demuestro a los demás? Siempre me he sentido desafiada por una pregunta muy común: si me juzgaran por ser cristiana, ¿habría pruebas suficientes para condenarme?

Otros miembros mayores de la iglesia siempre parecían estar frunciendo el ceño, siempre quejándose, especialmente por los niños. Esas personas no influyeron mi camino tanto como las que me hicieron sentir amada.

Ciertamente no quiero que me recuerden como una persona negativa, dentro o fuera de la iglesia. Creo que por eso me encanta tanto la letra de la canción de Steve Green “Encontrándonos Fieles”. Habla de nuestras vidas iluminando el camino para los que vienen después de nosotros, de llevarlos a creer, de inspirarlos a obedecer. Quiero que mi vida sea una que inspire a otros a querer vivir para el Señor.

Ejemplos bíblicos

Las Escrituras describen a hombres y mujeres de gran fe que han servido de ejemplo en mi vida y han influido en mi testimonio. Me impresionan especialmente estas referencias de Hebreos 11.

Noé. El versículo 7 dice que Noé “con temor reverente construyó un arca para salvar a su familia”.

Estoy asombrada por este hombre cuya fe era tan fuerte que dedicó décadas a construir un arca para proteger a su familia de una inundación, cuando nadie había visto la lluvia nunca. Solo puedo imaginar la cantidad de burlas que soportó por sus creencias, pero aun así continuó construyendo y confiando. Hemos visitado la réplica del arca en Kentucky, y el tamaño por sí solo es increíble. ¡Qué fe para simplemente seguir las instrucciones de Dios cuando se le dice que complete esta tarea aparentemente imposible! La fe de Noé sirve como un ejemplo increíble de hacer lo que Dios dice sin importar cómo se vea. Así como en el caso de Noé, debo estar dedicada a Dios para tener un impacto en los demás.

Abraham. Cuando fue llamado, Abraham “obedeció y salió sin saber a dónde iba” (v. 8).

Esto realmente me llega muy fuerte. Me encanta viajar, pero me gusta planificar con anticipación, me gusta buscar lugares para ver y saber qué cosas hacer, ¡al menos saber qué empacar! Es difícil imaginar irme con mi familia a un lugar del que nadie sabe nada. Incluso los astronautas que fueron a la luna habían visto fotografías de ella y sabían bastante sobre su atmósfera y terreno. Pero Abraham siguió “ciegamente” el mandato de Dios, confiando totalmente en su Dios para que lo guiara, y luego vivió como un extraño en esa tierra.

Por supuesto, este no es el único ejemplo de la confianza de Abraham en Dios en lo que parecían situaciones imposibles. Génesis 15:6 nos dice que después de que Dios prometió herederos a Abraham, a pesar de su vejez, “Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia” (RVR 1960). Al reflexionar sobre mi propia vida, debo pensar en cuán firmemente he confiado en el Señor en situaciones difíciles y luego seguir el ejemplo de Abraham para que mi fe hable a los demás.

Moisés. “Por la fe Moisés, ya adulto, renunció a ser llamado hijo de la hija de faraón. Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado” (Hebreos 11:24, 25).

Me gusta particularmente el versículo 25 que dice que Moisés prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado por un tiempo. Qué fácil hubiera sido para él decirse a sí mismo que podía ayudar al pueblo de Dios como gobernante de Egipto o que Dios lo había puesto en esa posición. Más bien, Moisés buscó la dirección de Dios y permitió que lo usara.

En nuestros días, tenemos una sobreabundancia de maldad a nuestro alrededor (abortos, inmoralidad sexual, falta de respeto por Dios, etc.). Peor aún, estos pecados son aceptados y quienes se oponen a ellos los hacen sentir como si estuvieran fuera de sintonía con la época. Esto hace que mi testimonio sea aún más vital.

Reflejando a Dios

Dos versos destacan para mí cuando considero mi impacto en la vida de los demás:

“Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16, RVR 1960).

¿Mi luz brilla de tal manera que glorifica a Dios? ¿Pueden otros ver a Dios cuando hablan conmigo o miran mi comportamiento? ¿Mi vida inspira a otros a querer conocer al Señor, a servirle mejor?

Que los que te temen, me vean y se alegren, porque espero en Tu palabra (Salmo 119:74, NBLA).

Cuando entro por las puertas de mi iglesia local, ¿otros se alegran de verme? ¿Traigo alegría a la habitación, especialmente a los niños? ¿Hago que los pequeños se sientan especiales y los animo a querer estar en la iglesia? ¿Quieren pasar tiempo a mi alrededor porque eso los bendice y hace que se acerquen más a Dios?

Beatrice Clelland (1912-1997) escribió un poema titulado “Habita en Mi”, que llevé en mi Biblia durante muchos años y recientemente redescubrí:

No solo en las palabras que dices
No solo en los hechos confesados,
Pero de la forma más inconsciente
Es Cristo expresado.

¿Es una sonrisa beatífica?
¿Una luz santa sobre la frente?
Oh no, sentí su presencia cuando
Te reíste hace un momento.

Para mí, no fue la verdad que enseñaste
Para ti tan claro para mí tan tenue.
Pero cuando viniste a mí, trajiste
Un sentido de Él.

Y desde tu vida me llama
Y de tu corazón su amor se derrama.
Hasta que te pierda de vista
y sólo a Cristo vea.

La verdad es claramente importante cuando testifico a otros, pero ¿también aporto un “sentido de Él” por la forma en que muestro Su obra en mi vida? La forma en que hablo, actúo y me relaciono con los que me rodean debo llevar a los demás a no solo ver a Cristo en mí, sino también a querer conocerlo más y seguirlo. Por ejemplo, ¿mi presencia en las redes sociales refleja un testimonio fiel y le da gloria?

Cuando nuestros hijos eran pequeños, un amigo nuestro solía burlarse de ellos diciendo: “Tu papá es un ser humano decente”, pero en un tono insultante.

A veces me pregunto si hago algo similar cuando comparto mi fe. ¿Digo las palabras correctas, pero con el espíritu incorrecto? ¿Rechazo a las personas o las desaliento por la forma en que las trato? ¿Traigo un verdadero sentido de Cristo a quienes me rodean?

Así como he escuchado tantas veces, “Puede que usted sea la única Biblia que algunas personas hayan leído”. Debo considerar cuán claramente se expresa mi fe en mis palabras y acciones. Quiero reflejar el amor y la fidelidad de Dios e inspirar a otros a seguir al Señor.

La reflexión es una herramienta poderosa, especialmente cuando se combina con la Palabra de Dios y mucha oración. Sin embargo, esa reflexión debe ser una mirada honesta a nuestras acciones, palabras y motivación.

Mirando a Jesús

Entonces, volviendo a la pregunta anterior que me hice a mí misma: si estuviera en un juicio por ser cristiano, ¿habría evidencia suficiente para condenarlo? ¿Cuántos testigos podrían dar testimonio de su fidelidad? ¿Y cómo podría sonar ese testimonio?

Espero que sigamos las instrucciones de Hebreos 12:1, 2: “Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe” (NBLA) — y fielmente reflejemos Su amor a todos los que nos rodean.

 

Marcia Sanders escribe desde Fort Smith, AR, donde asiste a la Iglesia de Dios (Séptimo Día) con su esposo, Randy. Las citas bíblicas. Son de la Nueva Versión Internacional, a menos que se indique lo contrario.

Últimas entradas de bibleadvocate (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail