Encontrado Fiel

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

Después de muchos años de fiel servicio, el embajador de un país importante fue despedido. El problema surgió cuando se levantó una disputa entre su país de origen y el país a donde estaba sirviendo. En una conferencia de prensa, cuando se le pidió que hablara en nombre de su propio gobierno sobre un importante desacuerdo, algo que debería surgir naturalmente para un embajador: el hombre se puso del lado de sus anfitriones extranjeros.

La prensa lo ridiculizó. Sus colegas estaban conmocionados. Nadie podía creer que un hombre con un currículum brillante, un hombre admirado por todos y ahora en los últimos años de su carrera, pudiera fallar tan dramáticamente.

Todo diplomático sabe que la fidelidad al país que representan es su deber principal. Pablo usó la analogía de un embajador para mostrar que los seguidores de Jesús son ciudadanos del cielo que viven en el mundo y hablan al mundo en Su nombre. Este papel es clave porque Dios hace Su llamado al mundo a través de sus embajadores (2 Corintios 5:20).

En esta función, soportamos las tentaciones que buscan atraernos a un estado donde nos sintamos más cómodos en el mundo que en el cuerpo de Cristo. Alejarnos de las Escrituras hacia las opiniones predominantes de nuestro tiempo puede hacernos olvidar quiénes somos y por qué estamos aquí. Esto puede conducirnos a adoptar opiniones que no reflejen la opinión de Dios. Si aceptamos las ideas mundanas sin pensar si tienen o no la aprobación de Dios, corremos el peligro de sentirnos demasiado cómodos en la tierra de nuestra embajada.

La presión para conformarse es fuerte. Y a veces atractiva. Las filosofías impías parecen bien informadas, amorosas y amables, todo lo que un cristiano debería ser. Todo menos fiel. Al igual que el diplomático caído que adoptó la mentalidad de un país extranjero, nosotros podemos arraigarnos en las ideologías del día que seremos infieles a Aquel que nos comisionó como embajadores (2 Timoteo 4:10).

Daniel es un ejemplo de un verdadero embajador de Dios. Mientras vivió en el exilio en Babilonia, nunca olvidó de dónde venía ni a quién pertenecía. Cuando orar se volvió ilegal, Daniel mantuvo su práctica de arrodillarse tres veces al día. Era israelita y no se inclinaba ante nadie, incluso cuando ese hombre fuera el rey de la tierra y tenía la vida de Daniel en sus manos.

La vida puede ser peligrosa para los embajadores fieles: Daniel fue arrojado a un foso de leones hambrientos. Dios lo libró milagrosamente de la muerte, pero no todos los representantes fieles son rescatados. La prioridad para los embajadores de Cristo no es la liberación, sino que Aquel que nos envía nos encuentra fieles.

El amor por Cristo nos insta a hacer un compromiso decidido de seguir siendo fieles embajadores de Jesús sin importar las consecuencias. Las lealtades del embajador fallido habían cambiado. Sus acciones dejaron ver a todos que él se había arraigado profundamente en su campo extranjero y había olvidado a dónde pertenecía su lealtad. La transformación en él ocurrió durante un período de años y pasó desapercibida hasta que una crisis hizo que saliera a la atención pública.

La carrera del embajador como un emisario de valor terminó en desgracia. Su reputación destrozada nunca se recuperó. A veces se necesita una crisis para llevarnos de vuelta a la fe en Cristo.

Ahora estamos viviendo en una época de crisis, y Dios nos pregunta: “¿A quién debo enviar?” Que nuestra respuesta sea: “Aquí estoy. ¡Envíame a mí!” (Isaías 6:8). Que seamos fieles a nuestro llamado (1 Corintios 4:2).

Últimas entradas de Rose McCormick Brandon (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Rose McCormick Brandon is the author of four books:  Promises of Home – Stories of Canada’s British Home Children, One Good Word Makes all the Difference, He Loves Me Not He Loves Me (with Sandra Nunn), and Vanished (with Shirley Brown) — plus dozens of personal experience pieces, devotionals, short stories, and essays. Rose’s work has won awards in the personal experience and short essay categories. Her story, “Manitoulin Connections,” was published in Chicken Soup for the Soul, O Canada. A member of the Word Guild and the Manitoulin Writers Circle, Rose publishes two blogs: Listening to My Hair Grow (faith writings) and Promises of Home (stories of child immigrants). Rose and husband, Doug, summer on Manitoulin Island, where her pioneer ancestors settled and the home of his favourite fishing holes. The rest of the year, they live in Caledonia, Ontario, near their three children and two grandchildren.