En Misión . . . En Pakistán

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

Pakistán es un país islámico en el sur de Asia. Comparte su frontera con India, Afganistán, Irán y China, y aquí se predican las buenas nuevas. Pakistán es miembro del Congreso Ministerial Internacional.

Creencias religiosas

Los cristianos son libres de adorar y compartir las buenas nuevas en la mayoría de las regiones de Pakistán, siempre y cuando ellos y los musulmanes en esas áreas mantengan buenas relaciones entre sí. Si los cristianos hablan abiertamente contra el Islam, habrá problemas.

Los musulmanes que escuchan el evangelio no pueden convertirse al cristianismo abiertamente. Si lo hacen, deben mudarse a otro país a salvo de las organizaciones musulmanas que buscarán matarlos. Por protección, los musulmanes que se convierten lo hacen internamente.

Trabajo y escuela

Pakistán se independizó del dominio británico en 1947. El país está gobernado por un parlamento electo y apoyado por un fuerte ejército. La ley islámica Sharia también se practica, aunque limitada.

El gobierno brinda cierta protección a los derechos de las minorías religiosas, como los cristianos, los hindúes y los sikhs. Pero a los musulmanes se les favorece en los trabajos.

Muchos cristianos no van a la escuela por falta de recursos económicos para pagar los artículos escolares. Afortunadamente, los musulmanes confían en los cristianos. Si terminan sus estudios, algunos musulmanes contratarán a cristianos para que obtengan mejores trabajos.

Alcanzando a los musulmanes

Jesús dijo en Mateo 28:19, 20 ir, predicar y enseñar. Si los cristianos respetan y mantienen buenas relaciones con los musulmanes y otros cristianos, entonces podemos compartir las buenas nuevas con todas las personas.

También oramos por los musulmanes, los invitamos a nuestros programas y vamos a los suyos cuando nos invitan, donde predicamos sobre la Biblia. La esposa de un hombre musulmán fue poseída recientemente por un demonio. Después de que los cristianos oraron por ella, fue sanada.

Los pastores y los miembros organizan reuniones de oración en los hogares, donde damos mensajes y oramos por las personas. Otras iglesias no hacen esto. Oramos y visitamos a los enfermos y ayudamos cuando es necesario.

Damos Biblias a algunos líderes musulmanes y a aquellos que pueden leer y comprender. Cuando hablamos con personas de otras religiones, confiamos en el Espíritu Santo para que nos guíe.

La gente en Pakistán tiene hambre de la verdad bíblica. En 2015, tradujimos el libro En Esto Creemos al urdu, nuestro idioma nativo, y desde entonces hemos distribuido muchas copias en forma de panfleto.

Capacitación

También tenemos un seminario bíblico, que es tan importante para el crecimiento de nuestra iglesia. La gente ve que tenemos una iglesia real y los pastores envían a sus jóvenes a nuestro seminario para recibir capacitación. Nuestro deseo es tener seminarios en diferentes regiones de Pakistán. Este año estamos graduando a más de 225 estudiantes que han completado cuatro años de capacitación.

Estos graduados servirán en diferentes áreas de los estados de Punjab y Sindh donde no hay pastores.

Si Dios lo permite, también esperamos abrir escuelas primarias y secundarias de la IDD7 para educar a nuestro pueblo cristiano, la mayoría de los cuales no han recibido una buena educación. Si nuestros hijos estudian, pueden mantenerse a sí mismos y ser fuertes en la Biblia. En las escuelas gubernamentales, la mayoría de los estudiantes son musulmanes y presionan a los estudiantes cristianos para que se unan a ellos, lo que hace que los estudiantes cristianos se desanimen y dejen de asistir.

Ahora y el futuro

Con la ayuda de Misiones de la CG, en el Ministerio de Huérfanos y Viudas y en el Ministerio de Mujeres, hemos completado la capacitación de mujeres (en su mayoría viudas) sobre cómo usar máquinas de coser. Hemos comprado máquinas de coser en cuatro áreas diferentes para más de cien mujeres (las máquinas de coser cuestan $100 cada una). Antes, trabajaban en hornos de ladrillos u hogares musulmanes, recibían bajos ingresos y, a menudo, tenían deudas económicas con sus empleadores. Ahora, cosiendo ropa en sus propios negocios, ya no tienen deudas. Pueden enviar a sus hijos a la escuela y dar diezmos y ofrendas a la iglesia.

Parte de nuestra visión es comenzar una clínica algún día donde los niños y niñas puedan ser entrenados y eventualmente puedan trabajar como técnicos de laboratorio, rayos X, electrocardiograma y ultrasonido. También estamos considerando pruebas médicas móviles y un dispensario para recaudar fondos y llevar a cabo evangelismo en diferentes áreas. Si mostramos el amor de Dios y mantenemos buenas relaciones con los demás, podemos compartir efectivamente la Palabra de Dios con aquellos en Pakistán.

Si usted y/o su iglesia le guastaría ayudar al ministerio de la iglesia en Pakistán o en otro país donde exista la Iglesia de Dios (Séptimo Día), contacte a Misiones de la CG en gcmissions@cog7.org.

Escriba “Misiones de la CG” en la línea del memo de su cheque o haga su donación en línea en cog7.org/giving.

Testimonio de Shamas Pervaiz

Desde mi infancia, mi familia guardaba el sábado, de viernes a sábado por la noche. Mi padre era un diácono en la iglesia de Bethania, una iglesia que observaba los domingos, y siempre estaba interesado en el estudio de la Biblia. Él decía que deberíamos vivir nuestras vidas como dice la Biblia.

Mi abuelo era musulmán. Sin embargo, cuando era joven, un hombre que hablaba inglés le enseñó sobre el cristianismo, y mi abuelo fue bautizado. Esto sucedió antes de que Pakistán se convirtiera en una nación.

Cuando era niño, mis padres dijeron que serviría a Dios. Pero cuando era adolescente, ignoré esto. Mi amigo, que trabajaba como técnico de rayos X, me dijo que ser técnico era un buen trabajo y me invitó a aprender. Cuando estudiaba en el campo de la medicina, me invitaron a servir en Campus Crusade for Christ (Campo Cruzadas Para Cristo) como encargado de sus Jóvenes.

Cuando me gradué en 1987, trabajé como técnico de laboratorio. El trabajo era bueno económicamente. Sin embargo, tuve problemas con mi empleador cuando dijeron que los cristianos eran tontos. Cuando me pidieron que falsificara pruebas, decidí que era hora de irme.

A principios de 1995, comencé a estudiar en un seminario. Cuando me gradué en 2000, comencé a trabajar en la iglesia de tiempo completo, predicando a mis familiares y amigos. Al comienzo de mi ministerio, no tenía mi propia iglesia; nos reuníamos en casas. Ocho pastores trabajaban conmigo y yo predicaba en sus iglesias.

Siempre quise unirme a una iglesia organizada, no por dinero, sino para servir. Aprendí sobre la Iglesia de Dios (Séptimo Día) a través de Internet y leí sobre ella en el sitio web de la Iglesia. No sé cómo encontré la IDD7, pero creo que Dios me dirigió a esta iglesia para servir aquí. Comenzamos la IDD7 en 2006 con ocho pastores.

En 2010, ayudé a comenzar la Asociación de Obispos y Jefes en Pakistán, y soy el presidente de la misma. Esta organización ayuda a los líderes cristianos de más de setenta denominaciones a fortalecer sus relaciones y apoyarse mutuamente. En 2012, ayudé a fundar una organización interreligiosa entre musulmanes, cristianos, hindúes y otras organizaciones religiosas. Soy el presidente de esta organización también. Este grupo nos permite mantener buenas relaciones entre nosotros, resolver problemas y practicar nuestra fe cristiana con la mayor libertad posible. Dondequiera que haya buenas relaciones, nuestros pastores tienen libertad para enseñar la Biblia y compartir las buenas nuevas.

En 2015, recibimos nuestra primera visita de Misiones de la CG, y nuestra iglesia ha crecido rápidamente desde entonces. He aprendido mucho. Con el apoyo y las oraciones de la Iglesia de Dios (Séptimo Día), estamos enseñando y sirviendo bien aquí en Pakistán.

Últimas entradas de Shamas Pervaiz (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Shamas Pervaiz writes from Faisalabad, Pakistan. He is the IMC president of the Pakistan Conference.