Elementos del Discipulado

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

El discipulado es uno de los aspectos más importantes de la fe, aunque muchas partes del cristianismo de hoy no parecen practicarlo. Muchas cosas pueden sustituir al discipulado: leer un libro sobre un tema cristiano, por ejemplo, o escuchar sermones e ir a la iglesia cada semana.

Sin embargo, aunque buenas, estas y otras actividades similares no son exactamente un discipulado puro. A pesar de sus bendiciones para nosotros, su limitación compartida es su objetivo general. Es casi imposible para estas prácticas identificar las áreas específicas en las que necesitamos crecer y en las que necesitan guiarnos a través del cambio.

Aquí es donde el discipulado personal entra en la fe, y lo vemos en tres grandes ejemplos bíblicos: Moisés y Josué, Elías y Eliseo, y Jesús y Sus doce discípulos. En cada uno brillan tres elementos: el tiempo compartido, la presencia compartida y el ministerio compartido.

Tiempo compartido

¡Josué pasó cuarenta años como asistente de Moisés (Números 11:28; cf. Josué 14:7-10)! Aunque el tiempo compartido en los otros dos ejemplos es más corto, sigue siendo una cantidad significativa de tiempo. Eliseo parece haber seguido a Elías durante unos seis años (partes de los reinados de Acab, Ocozías y Joram) hasta que Elías fue llevado en un torbellino (2 Reyes 2). Los discípulos de Jesús lo siguieron en la carne durante unos tres años.

La intensidad de estos ejemplos muestra lo cerca que vivieron estos pares. Seguramente no se limitaron a reuniones una vez a la semana. Más bien, vivieron la vida juntos durante años porque un discipulado eficaz requiere mucho tiempo.

Este tiempo extendido permitió muchas oportunidades, tanto formales como informales, para abordar problemas y perfeccionar las fortalezas. Eliseo se pegó como pegamento a su maestro, y solo un torbellino los separó al final (vv. 2, 4, 6). Jesús mostró a Sus discípulos qué hacer en el ministerio y ellos hablaron en privado sobre lo que no entendían (Mateo 13:10-23; 16:5-12; Marcos 4:34). Josué siempre estuvo cerca de Moisés o de Dios (Éxodo 33:11).

Acuérdese que Dios ordenó que no se encontrara a nadie en el monte Sinaí, para que no muriera, y sin embargo, encontramos a Josué llevado a la mitad de la montaña por Moisés (Éxodo 19:12; 24:1, 12-14). En estos ejemplos se muestra como el maestro y el (los) discípulo(s) pasaron una gran cantidad de tiempo juntos.

La pregunta para nosotros hoy es si los estudiantes y maestros están dispuestos a tomar el tiempo para invertir en un discipulado efectivo. Nuestro tiempo está ocupado con compromisos familiares, laborales y de la iglesia. Pero el tiempo dedicado al discipulado es fundamental para dar frutos en la vida de los estudiantes.

Presencia compartida

Aunque esto ya se incluyó en el primer punto, la presencia física también es importante en el discipulado. A pesar del beneficio de la tecnología para cruzar océanos instantáneamente a través de videollamadas y varios otros medios, el trabajo del discipulado se sigue haciendo mejor estando juntos. Ciertamente, el discipulado se puede hacer desde lejos, pero incluso este enfoque tiene problemas.

Estar lejos tiene varias desventajas en comparación con estar juntos. He sido discipulado y he discipulado a otros a través de ambos enfoques. Los estudiantes y profesores que se reúnen en persona fácilmente, hablan cara a cara y trabajan hombro a hombro (el tercer elemento) es muy superior a las llamadas telefónicas, los correos electrónicos y las videollamadas. Hay una mejor supervisión, más oportunidades de retroalimentación y más para ser observado por ambas partes.

En nuestros ejemplos bíblicos, los discípulos presenciaron los milagros de Jesús, vieron Su lenguaje corporal y escucharon Su tono de voz. Josué fue testigo de todos los problemas por los que pasó Moisés durante cuarenta años. Vio como dividió el Mar Rojo, vio el fuego en la montaña, las plagas en el desierto, la gente murmurando y quejándose y rebelándose, y todo el tiempo vio cómo Moisés manejaba los asuntos. También observó cómo Moisés se acercaba a la presencia de Dios en la montaña y en el tabernáculo.

Un estudiante que vive cerca de su maestro puede presenciar el ministerio personalmente en cualquier situación, no solo en los momentos formales planeados, sino también en los momentos cotidianos. La combinación del tiempo que pasamos juntos (los dos primeros elementos) moldea poderosamente al discípulo e invierte en su crecimiento espiritual. Esto le permite al discípulo aprender todo lo que pueda del maestro, hacer o recibir preguntas específicas y tener conversaciones profundas.

El tiempo y la presencia también le permiten al maestro la oportunidad de observar las cosas que deben abordarse con el estudiante, cosas que tal vez nunca se observen en lo absoluto en un correo electrónico o en un tipo de videollamada de discipulado. A distancia, se pueden ocultar muchas cosas en ambas direcciones, y solo lo que cada parte quiere mostrar puede mostrarse durante sus interacciones limitadas y planeadas.

Ministerio compartido

El elemento final trata de hacer el trabajo del ministerio juntos. Jesús no arrastró a un montón de espectadores; Él puso a Sus discípulos a trabajar repetidamente (Juan 4:2; Lucas 9:1-6; 10:1-20). Josué y Eliseo ayudaron a sus amos, sirviendo en roles ministeriales. Josué fue enviado como general para liderar una batalla (Éxodo 17:9-13). En última instancia, esto preparó a Josué para su principal obra cuando llevó a los israelitas a conquistar la Tierra Prometida (Josué 10:40-42). Eliseo viajó con su maestro y ayudó en todo lo que pudo (1 Reyes 19:21), eventualmente haciendo muchas de las mismas obras y milagros (2 Reyes 2:13-15; 4:1-7, 32-37).

Asimismo, en el discipulado de hoy, los estudiantes deberían eventualmente ser puestos en roles ministeriales apropiados, bajo la supervisión del maestro. Esto les permite pasar de ser un observador del ministerio a un hacedor del ministerio.

Dados estos modelos y principios bíblicos, ¿ha sido usted discipulado? Si es un cristiano maduro, ¿está discipulando a otros? Ya sea estudiante o maestro, acérquese al discipulado en oración y busque al Señor continuamente en el proceso. Con frecuencia Dios obra a través de manos y corazones humanos para producir el crecimiento de los discípulos a través de maestros que se someten a Él.

Brian Franks
Últimas entradas de Brian Franks (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Brian Franks serves as dean of Academic Affairs for Artios Christian College and as pastor of the Tulsa, OK Church of God (Seventh Day). Brian is a graduate of LifeSpring School of Ministry (predecessor to Artios). He has served as an instructor for Artios and holds a master’s in Education in Online Curriculum and Instruction. He is scheduled to complete a master’s in Divinity in 2022. He is married and has four children.