El Vigilante Enfocado en la Cruz

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

Imagínese un castillo situado en lo alto de una colina, con enormes muros rodeándolo como protección contra las fuerzas invasoras. Solo hay una forma de entrar en ese castillo: a través del enorme puente levadizo, controlado por un vigilante que determina si ese puente debería bajarse. El vigilante debe ser leal al rey, altamente educado en cuanto a quién es amigo o enemigo. La persona debe estar decidida a servir a su rey, ya que abrir la puerta a la persona o personas equivocadas podría significar la destrucción de todos los que están dentro.

Como hijo de Dios, usted tiene un guarda así que lo protege: su mente. Nuestras mentes están programadas para proteger cuidadosamente nuestras almas, al cuestionar, evaluar y considerar cada idea y pensamiento: ¿Agradará esto a Dios? ¿Este pensamiento o acción me acercará más a Dios, mejorará mi forma de testificar? ¿O traerá daño a la causa de Cristo en mi vida?

Podemos fijar nuestra mente en la voluntad de Dios para nuestras vidas, y mantener la podredumbre del pecado fuera, solo cuando nos enfocamos en la Cruz, en el sacrificio que Jesús hizo por cada uno de nosotros:

 Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios (Hebreos 12:2).

El vigilante enfocado en la cruz tiene los ojos fijos en Jesús, tomando todas las decisiones de la vida basándose en ese sacrificio.

Mente, afectos, voluntad

Pero eso no siempre es fácil de hacer, dada la interacción de la mente, los afectos y la voluntad.

La mente es la primera plataforma y, posiblemente, la más importante en la lucha contra el diablo y sus intentos de alejarnos de Cristo. Otras dos plataformas también están involucradas en este proceso: nuestros afectos/deseos y nuestra voluntad/acciones.

Solo después de que la mente da su aprobación, nuestros afectos y deseos entran en acción y anhelan lo que la mente ha dicho que es bueno. Este deseo, una vez iniciado, puede ser difícil de ignorar. Por eso Pablo nos dice: “Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Colosenses 3:2). Debemos enfocar nuestros afectos en el único Dios verdadero. ¿Recuerda las palabras de esos tres famosos hebreos cautivos cuando se enfrentaron al horno de fuego (Daniel 3:17, 18)? Sus guardas estaban trabajando claramente porque sus afectos estaban enfocados en el Dios al que servían, manteniendo así su puente levadizo firmemente cerrado contra la tentación de adorar a un líder extranjero.

En la tercera etapa de este proceso, la voluntad inicia la acción sobre lo que la mente ha autorizado y sobre lo que los afectos anhelaban. La voluntad dice: “Si la mente dice que está bien y realmente lo quieres, lo haré realidad”. Y la voluntad entra en acción para lograr el propósito previsto.

Si nuestras mentes han sido entrenadas correctamente a través del Espíritu y las Escrituras, todo está bien. Sin embargo, si nos permitimos creer que un pecado es bueno o permisible, entonces nuestros afectos anhelan ese engaño y nuestra voluntad hace que esa acción incorrecta suceda.

La carnada de Satanás

Incluso con el Espíritu y las Escrituras, ¿por qué todavía a veces pecamos? ¿Cómo puede el diablo pasar por nuestro vigilante? Santiago 1:14, 15 dice: “Cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte”.

Observe la palabra seducir, definida por Merriam-Webster como “atraer con habilidad o hábilmente o despertar la esperanza o deseo”. Algunos sinónimos apropiados son cebar, atraer, seducir y tentar. Básicamente, cuando pecamos, hemos sido atrapados por el anzuelo de Satanás; nos hemos tragado su carnada.

Así como el cazador o pescador exitoso pone cuidadosamente la carnada correcta para tentar a su presa, Satanás conoce la carnada que tendrá mayor probabilidad de seducirnos al pecado. Así como una carnada no funciona en todos los tipos de peces, el diablo usa diferentes tentaciones para atrapar a cristianos desprevenidos.

Una trampa común que el engañador a menudo intenta es decirnos que realmente no habrá un castigo o, si lo hay, que el castigo será leve. ¿Recuerda las palabras de la serpiente a Eva? “¡No es cierto, no van a morir!” (Génesis 3:4). La serpiente no trató de decirle a Eva que estaba bien comer del árbol de la vida, solo que Dios realmente no la castigaría. Escuchamos esa tentación que se usa con frecuencia en nuestra cultura: “¿De verdad crees que un Dios amoroso condenaría a las personas?”

Cinco pasos en falso

Para ayudarnos a comprender mejor lo que sucede, el autor Kris Lundgaard ha escrito The Enemy Within (El Enemigo Interno). En el analiza cinco etapas del proceso del pecado descrito en Santiago 1:14, 15.

Arrastrar. La mente (guarda) es arrastrada lejos de sus deberes por el engaño del pecado. Esto ocurre cuando no se ha entrenado y/o fortalecido adecuadamente para distinguir el bien del mal.

Tentar. Los afectos son seducidos y enredados. Una vez que la mente ha dado su aprobación, la lujuria, los deseos fuertes o las devociones comienzan inmediatamente a anhelar la carnada.

Concebir el pecado. La voluntad da su consentimiento; de ahí nace el pecado. Hemos pasado de pensar en el pecado a cometerlo realmente.

Nacimiento del pecado. Esto tiene lugar en acciones, palabras y pensamientos, interrumpiendo nuestra forma de vida a medida que el pecado nace en ella.

Muerte por pecado. La esclavitud al pecado es muerte espiritual. La meta real de la carne es una vida de pecado endurecida que conduce a la muerte eterna.

Ejemplos de la Biblia

Un hombre ejemplar que contaba con un fiel guardia y que manejó correctamente la tentación del pecado, fue José. ¿Recuerda cuando estuvo en la casa de Potifar? Era un joven apuesto que atraía a la esposa del jefe. Ella hizo todo lo posible para atraer a José, pero su mente estaba en alerta máxima. Su respuesta a la tentación debería ser la nuestra también: “¿Cómo podría yo cometer tal maldad y pecar así contra Dios?” (Génesis 39:9, énfasis del autor). La mente de José había sido bien entrenada, como se describe en 1Pedro 1:13: “Preparen su entendimiento para la acción” (NBLA). Él actuó y huyó de la tentación. Reconoció el pecado y protegió eficazmente su castillo.

Como sabemos, esta respuesta, aunque correcta, no pareció terminar bien para José. Todavía fue acusado y castigado por un pecado que no cometió. Pasó años en la cárcel, pero aun así siguió lo que sabía que era correcto. La mente de José era un vigilante bien entrenado, enfocado en vivir una vida santa, y Dios recompensó su fidelidad.

Otra persona cuya mente estaba fija en seguir a su Dios fue Moisés. Fue elogiado porque “prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado” (Hebreos 11:25). La mente de Moisés también identificó bien el camino correcto a seguir, y sus afectos se fijaron en ese camino sagrado.

Entrenamiento básico

La miopía (“pecado temporal”) es una aflicción muy común en la cultura actual. No mantenemos nuestros ojos en el premio, eligiendo la gratificación inmediata sobre las recompensas a largo plazo. Entonces, ¿cómo entrenamos nuestras mentes para que sean buenos guardias, para que estén alerta, para que estén listas para rechazar las tentaciones de Satanás y, cuando sea necesario, huir de alguna situación?

Entrenamos nuestras mentes caminando en el Espíritu todos los días, momento a momento, en dependencia de Dios, permaneciendo sensibles a Su voz y obedeciéndole.

Así como el centinela del castillo tuvo que ser educado por aquellos que tenían más conocimientos que él para saber quién era amigo o enemigo, así también nosotros debemos ser educados en la Palabra de Dios por medio del Espíritu Santo, nuestro Maestro, para reconocer el pecado cuando este aparece (Juan 14:16, 26).

Estos son solo algunos de los muchos versículos que nos enseñan cómo entrenar nuestras mentes.

  • 2 Timoteo 2:15; 3:16: Estudie para presentarse aprobado y para interpretar correctamente la Palabra de verdad. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en justicia.
  • Proverbios 16:3: Pon en manos del SEÑOR todas tus obras, y tus proyectos [planes] se cumplirán.
  • Proverbios 1:7: El temor del SEÑOR es el principio del conocimiento.
  • Proverbios 3:5: Confía en el SEÑOR . . . no en tu propia inteligencia.
  • Salmo 27:14: Pon tu esperanza en el SEÑOR; ten valor, cobra ánimo.
  • Salmo 1:2: Deléitate en la ley del Señor.
  • 2 Crónicas 7:14: Humíllate y busca el rostro de Dios.
  • Josué 1:8: Medita en la Palabra de Dios.

En la Cruz

La Cruz nos recuerda hasta dónde Dios estuvo dispuesto a llegar para rescatarnos del pecado. La pregunta ahora es “¿Hasta dónde estamos dispuestos nosotros a llegar para servirle y darle el control total de nuestras vidas?” ¿Qué mejor demostración del amor de Dios por nosotros tenemos que el sacrificio de la Cruz?

Si vamos a ser guardias fieles enfocados en la cruz, todo comienza con una mente fija en Jesús. “Al de carácter firme [Él] lo guardará en perfecta paz, porque en ti [Él] confía” (Isaías 26:3).

 

Marcia Sanders escribe desde Fort Smith, AR, donde asiste a la Iglesia de Dios (Séptimo Día) con su esposo, Randy. Las citas bíblicas son de la Nueva Versión Internacional, a menos que se indique lo contrario.

Últimas entradas de bibleadvocate (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail