El Valor de una Imagen

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

“Una imagen vale más que mil palabras.” Lo sabemos por experiencia. De hecho, solo de leer este dicho trae a la mente imágenes. Para algunos es un bebé recién nacido, para otros las torres gemelas del 11 de septiembre. A mí me viene a la mente la imagen de un tribunal.

En 1995, el ex jugador de fútbol profesional O. J. Simpson fue juzgado y absuelto por el asesinato de su ex esposa y su amiga. El juicio atrajo la atención internacional, y particularmente en los Estados Unidos, donde las personas quedaron atónitas y divididas por sus crudos detalles e implicaciones sociales.

Sin embargo, de todos los recuerdos de ese juicio, sobresale uno. En un momento la fiscalía le pidió a Simpson que se pusiera un par de guantes que supuestamente había usado el asesino. Pero cuando Simpson intentó ponérselos, no le quedaron, y el mundo estaba viendo en la televisión. Johnnie Cochran, uno de los abogados defensores de Simpson, aprovechó la llamativa escena y bromeó: “Si no le quedan, se debe absolver”. Él repitió la frase en sus argumentos finales, y millones de estadounidenses continuaron repitiéndola, recordando la imagen de Simpson luchando por ponerse los guantes.

Veinticinco años después, todavía veo esa escena en mi mente. Esa imagen valía más que mil palabras. De los otros argumentos, pruebas o testimonios que se compartieron durante los siete meses de juicio, esa es la imagen permanece grabada en mi memoria.

Corte cósmica

El valor de una imagen viene a la mente mientras continuamos nuestro viaje a través de 2 Corintios 5:14-21. En nuestro último artículo vimos este pasaje a través del lente de una sala cósmica en la que toda la humanidad está condenada ante Dios. Los motivos que tenemos son la rebelión, el testimonio de nuestro propio rechazo a Dios y la evidencia de una vida que no alcanza la perfección de Dios. Somos culpables, pero Dios ha encontrado una manera de hacernos inocentes. Su motivo es el amor, su testimonio es la fidelidad de Cristo, y su evidencia es el sacrificio de Cristo a favor nuestro. Quienes aceptan este perdón tienen el encargo de abogar a favor de otros que aún enfrentan una condena. Impulsados ​​por el amor de Cristo, con el testimonio de la gracia de Dios a través de Cristo y la evidencia de nuestra reconciliación con Dios y entre nosotros en Cristo, entramos en una declaración de “culpable, pero perdonado” por parte del mundo, y le rogamos que reciba esa súplica.

En el último artículo tocamos brevemente la evidencia que tenemos. A través de la reconciliación con Dios y entre nosotros, nos convertimos en parte de la nueva creación en Cristo. Dios tiene la misión de redimir y restaurar todo lo que se perdió en el pecado y la muerte. Su misión culminará en la creación de un nuevo cielo y una nueva tierra en el que todo se hará bien por la eternidad. Pero Dios nos invita a las realidades de esta nueva creación en el momento en que nos reconciliamos con Él. ¡En Cristo nos convertimos en parte de un nuevo proyecto de creación que ya está en marcha! La vida abundante y eterna comienza el día en que nos reconciliamos con Dios y entramos en su reino espiritual de gracia en anticipación y en la participación de la difusión y actualización de ese reino a lo largo de toda la creación.

Testimonio y evidencia

Según 2 Corintios 5:18, 19, Dios nos ha dado tanto el ministerio como el mensaje de reconciliación. Cuando pensamos en compartir nuestra fe, evangelizar o realizar un alcance en el mundo, a menudo pensamos estrictamente en el mensaje de la reconciliación. Si bien el mensaje es vital, está incompleto sin el ministerio. Es decir, nuestro testimonio está incompleto sin evidencia.

Por lo tanto, no solo debemos hablar sobre la reconciliación, sino también vivirla. Vivir nuestra reconciliación con Dios y entre nosotros prueba la verdad de nuestro testimonio. ¿Por qué alguien debería creer que puede reconciliarse con Dios y con los demás si no estamos demostrando la realidad de esa reconciliación en nuestra vida diaria? Este es uno de los propósitos clave, y a menudo pasado ​​por alto, de buscar la piedad como seguidores de Cristo. Con demasiada frecuencia hemos valorado la justicia como un medio para alcanzar o mantener la salvación. Cuando reconocemos la necedad de este falso evangelio, nos enfrentamos a la pregunta “Si la obediencia no gana ni mantiene nuestra salvación, ¿por qué debemos obedecer?” Hay muchas respuestas importantes a esta pregunta, todas las cuales vuelven a nuestro propósito creado de amar a Dios y amarnos unos a otros.

Algo hermoso

Pero el amor al que estamos llamados no es un amor que practicamos por nosotros mismos, incluso para las nobles búsquedas de santificación y justicia. Más bien, es un amor que da, que sirve, que sacrifica por los demás. Esta es la naturaleza del especial tipo de amor de Dios: ágape. Nuestra práctica de vivir piadosamente, particularmente los unos con los otros en comunidad, no es principalmente para nosotros sino para los demás. Nuestra obediencia honra y glorifica a Dios, e invita a otros a glorificarlo (Mateo 5:13-16). Pablo destaca esta realidad en su carta a Tito cuando da instrucciones específicas sobre la vida de justicia de hombres y mujeres mayores, mujeres y hombres más jóvenes, siervos y amos. El propósito declarado para esta conducta justa en vista de un mundo que observa es,

hagan honor a la enseñanza de Dios nuestro Salvador. En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio,  mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.  Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien (2:10b-14).

“Adornar la doctrina de Dios nuestro Salvador” es hacerla atractiva, exponerla plenamente, atraer la atención hacia su maravilla, belleza y gracia. Este es el papel de nuestras buenas obras, para las cuales fuimos recreados en Cristo Jesús (Efesios 2:8-10). La práctica de nuestra santidad es por el bien del mundo, para que puedan ver evidencia que respalde nuestro testimonio de que en verdad estamos reconciliados con Dios y los unos con los otros y que ellos también pueden reconciliarse en Jesucristo. Como dijo Jesús, el mundo sabrá que somos sus discípulos por nuestro amor y unidad (Juan 13:35; 17:23). La prueba convincente no viene en los argumentos complejos y abstractos de los filósofos, sino en los hábitos simples y concretos de demostrar el amor de Dios juntos en comunidad.

Los cristianos están llamados no solo a decir: “Dios te ama . . .” sino a agregar, “y puedo probarlo”.

Explicando mediante la encarnación

Al regresar a Inglaterra, su país de origen, después de una larga carrera como misionero en India, Lesslie Newbigin se encontró en una cultura post cristiana. Ya no se confiaba implícitamente en las palabras de los cristianos y las iglesias como verdad o autoridad. El encontró un nuevo “campo misionero” justo en su patio trasero donde las palabras por sí solas ya no tenían mucho peso. De hecho, Newbigin descubrió un mundo en el que las acciones de la iglesia no coincidían con su noble lenguaje, y en su lugar habían creado una crisis de credibilidad para la iglesia en la cultura circundante. En respuesta, acuñó una de las frases más citadas en el movimiento misional en El Evangelio en una Sociedad Pluralista (The Gospel in a Pluralist Society): “ . . . la única hermenéutica del evangelio es una congregación de hombres y mujeres que lo creen y viven de acuerdo con él“.

Hermenéutica proviene de una palabra griega que significa revelar, describir o explicar. Hermenéuticas se refiere al trabajo de estudiar las Escrituras para comprender, interpretar y aplicar su significado. Es una palabra utilizada en el Evangelio de Juan cuando escribe: “Nadie ha visto a Dios en ningún momento; el unigénito Dios que está en el seno del Padre, Él lo ha explicado” (1:18). El significado de la palabra traducida “explicado” se resume bien en la Biblia Amplificada: “Él lo ha revelado y lo ha llevado a donde puede ser visto; Lo ha interpretado y lo ha dado a conocer”.

La encarnación de la Palabra que era Dios (Juan 1:1, 14) nos ha revelado al Dios invisible en carne y sangre. Dios habló en varios tiempos y maneras a través de profetas, ángeles e incluso teofanías, pero su mayor revelación vino en Jesucristo (Hebreos 1:1-4). Como Howard Hendricks escribió en Enseñando Para Cambiar Vidas: Siete Formas Comprobadas Para Hacer que su Enseñanza Cobre Vida: “El método de Dios siempre es la encarnación. Le encanta tomar su verdad y envolverla en una persona”.

Como seguidores de Cristo, el amor nos obliga no solo a predicar el mensaje de reconciliación, sino también a vivir el ministerio de reconciliación con Dios y con los demás en nuestra vida diaria. De esta manera, nos asociamos con Dios en Su misión de redimir Su creación.

Israel Steinmetz
Últimas entradas de Israel Steinmetz (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Israel Steinmetz is dean of Academic Affairs for Artios Christian College and pastors New Hope United Church in San Antonio, TX, where he lives with his wife Anna and their eight children. In addition to teaching, Israel is a prolific writer, having co-authored four books and contributed over fifty feature articles to the Bible Advocate. Committed to lifelong learning, Israel holds a Bachelors in Pastoral Ministry, a Master of Divinity, Master of Arts in Theological Studies and is pursuing the Doctor of Ministry from Fuller Theological Seminary.