Dios y mi dinero

Aprendiendo a confiar en Jesús con las finanzas familiares.

“¡Qué irresponsable eres!” La cara de mi suegra se ruborizó debajo de sus rizos grises. “¡Estás esperando que el resto de la familia, o yo, saldemos tus cuentas! ¡No puedo creerlo!

Sus palabras dieron un giro desagradable a nuestra decisión reciente.

Perdida de empleo

Unos años antes, mi esposo había renunciado a su antiguo empleo en el extranjero y trasladamos a nuestra familia a los Estados Unidos. Después de unos meses de infructuosa búsqueda de empleo, emprendió un pequeño negocio propio.

Nuestros planes era vivir de su indemnización por despido hasta que el negocio nos pudiera mantener. Sin embargo, mes tras mes, nuestros gastos excedían con creces nuestros ingresos. Los beneficios del trabajo en el extranjero habían ocultado el verdadero costo de vida. Además, nos habíamos mudado a un área costosa.

Buscando soluciones

Con mi estómago anudado por la preocupación, busqué soluciones. La deuda de las tarjetas de crédito parecía un agujero que no deberíamos comenzar a cavar. Si no nos era posible pagar algo en este momento, ¿cómo podríamos estar seguros de que podríamos pagarlo más tarde?

A nuestro alrededor, las esposas trabajaban para ayudar a cubrir los gastos, pero esa opción no parecía realista para nosotros. Mi esposo y yo sentimos que nuestros cuatro hijos, especialmente los dos mayores que ya estaban en la adolescencia, me necesitaban en casa para ayudarlos a navegar la nueva cultura.

Promesas de la Biblia

En la desesperación, expresé mis miedos a Dios. “Señor, conoces nuestras circunstancias. Tu nos amas y nos cuidas ¿Qué podemos hacer?”

Leí la Biblia, aferrándome a las promesas que encontré allí. Hebreos 13: 5, 6 dice: “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque Él dijo: “No te desampararé, ni te dejaré”; de manera que podemos decir confiadamente: “El Señor es mi ayudador; no temeré . . . . .”

Descontento

Yo deseaba esa intrépida confianza. En cambio, mis ansiedades crecientes revelaron mi incertidumbre sobre la voluntad de Dios para suplir nuestras necesidades. ¿Por qué estaba ansiosa? Yo ya había experimentado las amorosas respuestas de Dios a la oración en el pasado. Pero en aquellos días, siempre habíamos tenido un salario y dinero en el banco. ¿Había estado dependiendo de ellos en lugar de confiar en Dios?

El versículo en Hebreos me ordenaba que me conformara con lo que teníamos. Gastábamos más de lo que ingresaba cada mes. ¿Era eso una forma de descontento? ¿Qué si nuestros ingresos nunca aumentaran?

Quizás en lugar de buscar formas para aumentar nuestros ingresos, debería reducir los gastos. No podía imaginarme lo que podríamos cortar, pero Dios podría mostrarme. Solo tenía que buscar Su camino, no el mío.

Información adicional

Me vino a la mente otro versículo: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).

¡Qué gran promesa! Pero tal vez depender de Su promesa significaba renunciar a cualquier cosa que Él no considerara necesaria. ¿Estaba yo dispuesta? Le pedí a Dios valor para examinar nuestros gastos en Su luz.

Estudiando los gastos

Mi esposo y yo acordamos en el primer paso: no más salir a comer ni comprar golosinas como papas fritas, conos de helado y café caliente. Claramente, ninguno de estos eran necesidades.

Después me puse a estudiar otros gastos. Algunos gastos mensuales obviamente eran necesarios: alquiler, servicios públicos, gasolina y alimentos. Para algunas cosas, como los impuestos, tendríamos que ahorrar. Y no consideraba que el diezmo fuera opcional, pues desde hacia mucho tiempo había aprendido que Dios nos daba el suficiente dinero para otros gastos si diezmábamos.

Garantías

No pude discernir algo no esencial. Era necesario reservar dinero para las necesidades futuras, ¿no? ¿Qué si nuestro automóvil dejaba de funcionar o alguien necesitaba calzado o una chaqueta? ¿Qué si uno de nosotros se enfermaba?

Las palabras de Jesús sobre la ansiedad en el sexto capítulo de Mateo parecían escritas solo para mí: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana. . .” (Mateo 6:33, 34).

La comodidad de Dios me envolvía cada vez que leía estas palabras. Me aseguraban que Él conocía mi lucha y que tenía respuestas. Solo tenía que creerle a Él y actuar en consecuencia.

Las preocupaciones del mañana

Sencillo. Pero no fácil

Respiré profundamente. Por ahora, las reparaciones del automóvil y las necesidades de vestimenta eran preocupaciones del mañana.

Un gran gasto era el seguro de salud familiar. Habíamos estado pagando la prima mensual con nuestros ahorros cada vez más escasos. Para vivir de nuestros ingresos, tuvimos que elegir entre pagar por necesidades diarias o seguro de salud. Juntos, mi esposo y yo llegamos a la conclusión de que en ese momento, incluso los gastos médicos eran preocupaciones del mañana.

Necesidades diarias

Poco después, mi suegra hizo algunas preguntas sobre nuestra atención médica. Nuestras respuestas la enfurecieron. Según sus estándares, y del mundo, tal pensamiento era ingenuo.

Pero la promesa de la Biblia fue clara: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta. . . “(Filipenses 4:19). Ahora, cada vez que mi esposo traía dinero a casa, me enfocaba en ahorrar algo para los impuestos y los diezmos, pagar el alquiler y comprar víveres y gasolina. Una vez hecho esto, le pedía a Dios que me ayudara a no preocuparme.

Y realmente, las reparaciones de automóviles, la ropa y los gastos médicos no eran necesidades de ese día. El automóvil estaba en marcha, y todos estábamos sanos y vestidos.

Ajustes

Pasó el tiempo. Aprendí a aceptar alegremente montones de pantalones y camisetas de segunda mano. Compramos ropa de invierno en tiendas de segunda en “días del dólar”. Heredamos camas, sábanas, frazadas y toallas de familiares que se mudaban a hogares más pequeños.

Por solo unos cuantos dólares, ventas de garaje y subastas nos proporcionaron todo lo que necesitábamos. Una gran caja de papel en blanco por $ 2. Una silla de oficina por $ 5. Un sofá por $ 2.50. Dos pares de zapatos de cuero nuevos del tamaño justo por $ 10 cada uno. Mes tras mes, me sorprendía ver cómo se suplían nuestras necesidades, un día a la vez.

Buscando dirección.

Una semana después de hacer una lista para víveres, verifiqué cuánto tenía para gastar. ¿Diecisiete dólares? Me recosté en la silla de la cocina y solté una carcajada. ¿Cómo podría comprar los comestibles de una semana para una familia de seis personas con solo diecisiete dólares?

Escondí mi cara en mis manos. “Dios, sabes lo que necesitamos y cuánto dinero tenemos. Ayúdame a ver cómo me las arreglo. ”

Repasando las necesidades

Mientras abría el cajón multiuso de la cocina, buscando unas cuantas monedas en las esquinas, una pequeña voz me preguntó:” ¿Realmente necesitas todos esos víveres?”

Estudié la lista. Todavía teníamos leche en el refrigerador, así que no tenía que comprar un segundo cartón ahora. Todavía teníamos algo de azúcar y harina. Necesitábamos carne, algunas verduras y fruta, pero no papel de aluminio ni toallas de papel. Aún no. Volví a pensar en cada artículo, tachando lo que podía esperar.

Una hermosa aventura.

Con la lista mucho más corta en mano, fui a la tienda, tomé las necesidades reales y llevé el carrito al cajero. El total llegó a diecisiete dólares y algunos centavos. Las monedas que había extraído de las esquinas del cajón cubrían el extra.

Me inundó la alegría y el asombro. ¡Dios realmente se preocupa por suplir nuestras necesidades! Conduje a casa, regocijándome.

Paso a paso, Dios convirtió mi lucha en una bella aventura. Cada vez que le buscaba, Él demostraba Su amor. En lugar de ser una carga vergonzosa, nuestra dependencia de Dios para las soluciones financieras nos llevó a la alegría. Ahora sabía cómo Pablo podría decir en Filipenses 4: 4: “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!”

 

Lección duradera

Los niños se graduaron de la preparatoria y luego de la universidad. Dios suplió todas las necesidades en el camino – incluso los gastos médicos, a pesar de las previsiones de mi suegra. En los últimos años, nos hemos unido a un programa de intercambio de salud.

Dios es la fuente de mi seguridad ahora, no la cobertura médica ni el dinero en el banco. Y si alguna vez más no tenemos lo que el mundo podría llamar suficiente, sé que no necesito tener miedo. Dios es fiel y bueno.

Betts Baker ha contribuido con piezas inspiradoras para InspireAFire.com. Ella vive con su esposo en Longmont, CO, cerca de sus seis nietos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail