Destinado a Suceder

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

Un Volkswagen Beetle azul cielo iba de reversa en el espacio vacío al lado de mi auto en el estacionamiento médico. Un hombre de mediana edad salió del auto. “Es un auto muy bonito”, le dije.

El hombre sonrió. “Es del 2014”. Estuvimos comparando los VW que habíamos tenido y luego nuestra conversación se centró en la familia. “¡Tengo diez nietos!” dijo con orgullo. “Y mi nieta de doce años viene el fin de semana. Le estaba diciendo a mi esposa que debería ir a comprar un libro de cocina para usarlo con mi nieta y enseñarle a cocinar. Creo que eso es mejor que solo estar viendo televisión todo el tiempo”.

No pude evitar sonreír. “Mire lo que tengo”. Saqué una copia de mi nuevo libro de cocina para las abuelas.

“¿Es usted Lydia?” preguntó, mirando mi nombre en la portada. Asentí con la cabeza y le entregué muestras de comida de las recetas en mi libro para que las probara.

“¿También va a escribir un libro de cocina para los abuelos?” Le dio una mordida a una galleta de mantequilla.

Negué con la cabeza. “No. Los abuelos también pueden usar este libro”.

“¡Muy bien!” Sonrió y me entregó una donación para el libro. “Nuestra reunión estaba destinada a suceder”.

“El libro también incluye versos de las Escrituras e ideas para conversar mientras cocina con su nieta”. Le leí un ejemplo del libro.

“Que bien”, dijo. “Tenemos cuatro ministros en nuestra familia, y yo solía asistir a la iglesia”. Hizo una pausa. “Me he alejado de eso. Pero mi nieta va a la iglesia y está tratando de que su familia comience a asistir también”.

El hombre dijo de nuevo: “Nuestra reunión estaba destinada a suceder”. Mirando hacia los consultorios médicos, dijo: “Mi esposa recientemente desarrolló problemas en la espalda y se está haciendo una resonancia magnética. Es probable que vaya a necesitar cirugía”.

“Lo siento”. Miré el brazalete rosa y morado en mi muñeca que mi nieta Anna había hecho. “¿Cree que a su esposa le gustaría un brazalete como este? Uso el mío para recordarme orar por mis nietos”.

Parecía sorprendido. “¡Esos son sus colores!” Cuando le di el brazalete, le pregunté: “¿Es usted un hombre de oración?”

Miró hacia abajo. “Realmente no”, dijo en voz baja.

“Tal vez se va a convertir en uno”.

Sentí un impulso para continuar la conversación, así que compartí el evangelio de diez palabras contenido en mi libro con él. Luego oré por la salud de su esposa, para que pasara un tiempo maravilloso con su nieta y para que todos ellos se acercaran más a Jesús.

Hizo eco de mi “amén” al final y me dio un abrazo. “Gracias. Esto estaba destinado a suceder”.

Me volví hacia mi coche. “¿Por cierto cual es su nombre?”

“Soy Bill”.

“Encantada de conocerlo, Bill.”

En ese momento me di cuenta que sí, en la divina providencia de Dios, mi encuentro con Bill no fue una coincidencia. Definitivamente estaba destinado a suceder.

Últimas entradas de Lydia E. Harris (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Lydia E. Harris has accumulated over 1,000 writing credits since 1998. Her articles have appeared in such publications as Clubhouse, Clubhouse Jr., LIVE, Mature Years, and Purpose. She has also contributed to 29 books, including Blessed Among Women, For Better, For Worse, The Power of Prayer, and Treasures of a Woman’s Heart. For the past 20 years Lydia has written “A Cup of Tea With Lydia,” a column published in 20 Country Register newspapers in the US and Canada, with about a half-million readers. She and her husband live in Lake Forest Park, WA.