Cuando nos Topamos con Aguas Turbulentas

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

El evangelio de Juan fue escrito bajo la dirección del Espíritu Santo para consuelo, instrucción de vida y teología para cada persona. El libro de Juan es espiritualmente emocionante. Sus palabras y su mensaje son sencillos y tan básicos que este evangelio nos mueve a comprender claramente el corazón mismo de Jesús y también comprender por qué vino a la tierra.

¿Quiere una aventura personal? Durante 21 días seguidos, lea solo un capítulo de Juan cada día. Tenga una pluma y un cuaderno junto a su Biblia para resaltar las ideas que bendigan su corazón. Escriba en su cuaderno las cosas que desea volver a estudiar o las preguntas que tenga.

Al leer este libro recientemente, estaba asombrado. El escrito de Juan revela clara y específicamente quién es Jesús en realidad. Los primeros cinco versículos de Juan pueden sacudir por completo una débil teología. Jesús mismo declaró una y otra vez de dónde venía y quién lo había enviado, y quién era. No dejó ninguna duda en ese entonces, y no deja ninguna duda hoy en día sobre cómo Él se relaciona con nuestro mundo atribulado.

Condición humana
Nuestra condición humana está en ruinas. No solo por el COVID-19, sino también por otros problemas complicados: crítica fricción política, odio racial grave, caos económico, problemas de abuso policial, contaminación desenfrenada de la tierra, cambio climático grave.

Y por encima de todo esto tenemos el mayor de los problemas: la confusión de la identidad espiritual en los corazones de la mayor parte de la humanidad. El sufrimiento y el tormento humano son una gran epidemia que solo puede encontrar solución al descubrir quién es realmente Jesús.

Buscando a Jesús
Una historia en Juan 6 se relaciona con nuestros tiempos difíciles y en cómo Jesús puede ayudarnos.

Al principio de los escritos de Juan, Jesús sanó al hijo de un funcionario, y en el día de reposo, sanó a un paralítico. La noticia sobre estas sanidades y Sus enseñanzas comenzaron a difundirse, y mucha gente fue a buscarlo.

Jesús subió a una barca y cruzó el mar de Galilea con Sus discípulos. Cuando las multitudes se enteraron, lo siguieron por los caminos y senderos hasta el otro lado del lago. Galilea tiene unas ocho o nueve millas de ancho. Por el camino, esta gran aglomeración de personas en búsqueda, quizás caminaron de diez a doce millas alrededor del lago para encontrar a Jesús.

Necesidad abrumadora
Encontraron a Jesús sentado en la ladera de una colina con Sus discípulos más cercanos. Cuando Jesús vio venir a esa gran multitud, le preguntó a Felipe: «¿Dónde compraremos pan para que coman estas personas?» (v. 5).

Jesús ya sabía lo que iba a hacer, pero Felipe se mostró escéptico. ¡El pensó en la cantidad de comida y el enorme costo! Para Felipe, era una situación imposible. Un niño pequeño tenía cinco pequeños panecillos y dos pequeños peces. Del almuerzo de ese niño, Jesús alimentó no solo a los cinco mil hombres, sino también a las mujeres y niños que estaban con ellos.

Si estudia las posibilidades. Esto podría haber sido varios miles más que el número de hombres que se indicaba.

Buena vida
Para los doce discípulos, la vida era buena. La vida era normal. Jesús estaba presente. Empezaban a creer seriamente en Él. El mismo poder y presencia de Dios estaba con ellos; fueron testigos de sanidades y acontecimientos asombrosos.

Después de alimentar a cinco mil hombres, más mujeres y niños, los discípulos estaban exhaustos. Acababan de recoger doce cestas de comida que habían sobrado del pequeño refrigerio de ese niño.

Peligro y rescate
Los discípulos bajaron a la orilla y se subieron a su barca para regresar a Capernaum, pero Jesús se quedó atrás.

Los discípulos estaban agotados tratando de remar a través del lago oscuro cuando por causa del fuerte viento que soplaba, «el lago estaba picado» (v. 18). Agotados, remaron tres o cuatro millas.

De repente, a un lado, vieron a alguien caminando sobre el agua a través del fuerte viento y las olas. Sobrecogidos por el miedo, ¡se dieron cuenta de que era Jesús! Caminó sobre el agua, hasta la barca y dijo: “No tengan miedo, que soy yo «.

Una vez que Jesús se identificó a Sí mismo, los discípulos estuvieron dispuestos a llevarlo en la barca. ¡Inmediatamente, el bote llegó al otro lado! ¡Tres o cuatro millas. . . y estaban en el muelle!

Lecciones
En esta asombrosa historia hay lecciones personales para cada uno de nosotros.

A veces la vida es difícil. Con toda franqueza, a veces se vuelve muy difícil. A veces, las aguas de nuestras vidas se vuelven turbulentas. Y a veces el viento puede derribarnos. Las soluciones a nuestras situaciones parecen remotas e imposibles.

Cuando COVID-19 se hizo noticia por primera vez en Wuhan, China, muchos de nosotros probablemente bostezamos. Después, un caso se hizo noticia en Estados Unidos. En pocos días, el virus se había propagado a unos cuatro estados. En un mes, las cosas empeoraron: todos los estados, millones de enfermos y ahora más de cien mil muertos. Las aguas realmente están embravecidas.

Tormenta personal
Recuerdo haber escuchado un par de conversaciones donde alguien mencionaba: «¡No he escuchado que siquiera un miembro de la Iglesia de Dios (Séptimo Día) lo tenga!» No estábamos siendo presuntuosos, solo estábamos esperanzados. Pero no lo sabíamos.

Pronto nos enteramos que un par de miembros tenían COVID-19, y después más. A esos números se sumaron enormes pérdidas de empleos en muchas de nuestras iglesias: primero, principalmente en el Distrito Central, pero después aún más severamente en el Distrito Noreste. Después de eso nos llegó el primer informe de la muerte de un miembro de la iglesia. Las aguas turbulentas de repente se volvieron personales, tormentosas y peligrosas.

Escuchamos de más miembros en dificultades. Aumentaron las pérdidas de empleo. Apareció la escasez de alimentos y los casos de coronavirus se extendieron en numerosas iglesias. Más miembros fallecieron, la pérdida de trabajo aumentó y la escasez de alimentos se volvió crítica. Los avisos de desalojos de las propiedades eran una preocupación.

Tomando acción
Los miembros se dieron cuenta de que debíamos hacer algo, así que nos unimos a nuestros líderes e iglesias y recaudamos dinero. Nuestras iglesias locales se levantaron para ayudar, mostrando de esta manera el don de dar en sus corazones (Romanos 12:8). Un distrito con miembros necesitados recaudó más de $ 25,000 y otro distrito más de $ 43,000. Se compraron alimentos, se hicieron distribuciones, se cubrieron las necesidades.

Ahora, unas semanas o meses después, la gente está regresando al trabajo, lamentando las pérdidas, pero lo peor de esta turbulenta tormenta y aguas turbulentas se está calmando.

Jesus descendió
¿Qué pasó? En una época de aguas turbulentas, con grandes oleadas de preocupación y miedo, ¡Jesús apareció! Y les reveló que Él era de quien Juan había escrito en Juan 1:1-5. En el relato de Juan, el Verbo descendió y bendijo a Su pueblo. Ese Verbo apareció de nuevo en la pandemia y movió a Su pueblo a acercarse al barco para disipar el problema y la tormenta. No dijo: «¡Ojalá pudiera ayudarlos, muchachos!» Él dijo: “Soy Yo; ¡no tengan miedo! ¡Déjenme ayudarlos!»

En momentos de serios problemas, cuando los discípulos estaban dispuestos a llevar a Jesús en su barco, inmediatamente llegaron al lugar deseado y estaban a salvo. ¡Esté dispuesto a aceptar a Jesús en su vida, especialmente en las partes difíciles, y observe cómo Él va a obrar a su favor!

Últimas entradas de Ken Lawson (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Ken Lawson is superintendent of the Central District. Previously, he served as pastor of CoG7 congregations in Mission City, BC; San Antonio, TX; Shawnee, OK; Lodi, CA; Visalia, CA; and Redmond OR. He and his wife, Sandra, live in Cottage Grove, MN, and attend the St. Paul Church. Ken loves fishing and spending time with their grandsons, Hogan and Jack.