Cruzando el Jordán

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

El apóstol Pablo escribió en Romanos 8:31: “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”

Veamos cómo se ilustra la verdad de esta declaración en una historia bíblica que todos conocemos en el libro de Josué. Al observar el qué, quién, dónde, cuándo, por qué y cómo fue para Israel cruzar el Jordán, aprendemos cómo es Dios para nosotros. Las lecciones que siguen nos animan a superar grandes obstáculos en nuestras propias vidas.

¿Qué?

Primero, ¿qué es el Jordán y qué representa?

El Jordán es un río en Israel, de más de doscientas millas de largo. Jordan significa “descendiente”. Desciende desde el pie del Monte Hermón, a más de nueve mil pies sobre el nivel del mar, hasta el Mar Muerto, a mil trescientos pies bajo el nivel del mar.

Después de vagar por el desierto durante cuarenta años, los israelitas cruzaron el Jordán en las planicies de Jericó al norte del Mar Muerto. El río no habría estado fluyendo particularmente rápido en este punto del cruce. Sin embargo, fue un gran obstáculo entre los israelitas y la Tierra Prometida.

Para el cristiano, el Jordán es más que un río. Nuestro Jordán personal es todo lo que se interpone en el camino para aferrarnos a las promesas de Dios, cualquier cosa que nos impida disfrutar de las bendiciones de la vida cristiana. Piense en lo que está bloqueando su camino en este momento. No importa lo que sea. Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

¿Quién?

En segundo lugar, ¿quién estaba cruzando el Jordán? Un pueblo con una historia rebelde. Ellos habrían entrado a la Tierra Prometida muchos años antes si no hubiera sido por la desobediencia que los condenó a vagar por cuarenta años en el desierto. Su falta de fe se ha convertido en una lección prática para el pueblo de Dios (ver 1 Corintios 10; Hebreos 3-4).

Algunos comentaristas han especulado que los israelitas sumaban más de un millón en ese momento. Si su ejército de unos cuarenta mil hombres armados nos indica algo, es que era un número significativo (Josué 4:12, 13). Su travesía fue una tarea desalentadora, pero la gente se comprometió a seguir adelante a pesar de su problemática historia.

Así como los israelitas, tal vez nosotros tenemos un pasado negativo que nos impide tener éxito para emprender cosas grandes, o incluso si quiera intentarlas. Podemos permitir que muchas otras cosas nos obstaculicen. Pero no importa quiénes somos, cuál es nuestro pasado o cuáles son nuestras debilidades. Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

¿Dónde?

Tercero, ¿dónde estaban los israelitas cruzando el Jordán? Cerca de la ciudad de Jericó (3:16), una ciudad poderosa y amurallada a solo seis millas de distancia. Jericó estaba en un valle fértil donde vivía mucha gente. ¿Cree usted que ellos ignoraban que Israel se acercaba o que estaban alegres de que entraran? ¡Por supuesto que no! Entonces, ¿por qué Dios hizo que Israel cruzara tan cerca de su enemigo? Quizás para mostrarles que Dios tenía el control y no Israel. Tenían que depender de Él en cada paso del camino.

Recuerde, Dios está con nosotros en dondequiera que estemos, sin importar qué tan peligrosa o desesperada sea la situación. Su gracia y fuerza son suficientes para vencer todo lo que podamos enfrentar. Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

¿Cuándo?

Cuarto, ¿cuándo estaban cruzando los israelitas? En la primavera lluviosa cuando el Jordán se desbordó, durante el tiempo de la Pascua (3:14, 15; 5:10). Este lugar de cruce por lo general no tenía más de cinco pies de profundidad, excepto en la temporada de lluvias. En esa época del año, la nieve que se derrite del Monte Hermón inunda el río del valle, hasta dos millas de ancho. Es posible que los israelitas cruzaron el Jordán cuando tenía una milla de ancho y estaba mucho más profundo que cinco pies.

¡Qué gran obstáculo! Pero no importó, porque Dios estaba con ellos, como lo está con nosotros. Por más profundo y ancho que sea el obstáculo, cuando lo enfrentemos, si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

¿Por qué?

Quinto, ¿por qué estaban cruzando los israelitas? ¿Para recibir una bendición o disfrutar de un descanso? ¡No! Estaban cruzando para cumplir las grandes promesas que Dios había hecho a sus padres Abraham, Isaac y Jacob (Génesis 15). Los israelitas estaban cruzando para recibir la Tierra Prometida como herencia. Era una tarea gigantesca y allí vivían gigantes. Estaban cruzando para la batalla, y Dios iba delante de ellos (Josué 1:2-6; 4:13).

Nosotros también enfrentamos nuestras imposibilidades por una razón, o por muchas razones, y esas pueden crearnos batallas espirituales. Por eso, peleamos la buena batalla de la fe con la armadura de Dios, enfrentando cualquier desafío que nos depare el futuro. Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

¿Cómo?

Finalmente, ¿cómo estaban cruzando los israelitas? En esta última pregunta nos damos cuenta de que el qué, quién, dónde, cuándo y por qué no importaba cuando entendemos el cómo. Aquí está la descripción en Josué:

Y aconteció cuando partió el pueblo de sus tiendas para pasar el Jordán, con los sacerdotes delante del pueblo llevando el arca del pacto, cuando los que llevaban el arca entraron en el Jordán, y los pies de los sacerdotes que llevaban el arca fueron mojados a la orilla del agua . . . las aguas que venían de arriba se detuvieron como en un montón . . . Mas los sacerdotes que llevaban el arca del pacto de Jehová, estuvieron en seco, firmes en medio del Jordán, hasta que todo el pueblo hubo acabado de pasar el Jordán; y todo Israel pasó en seco (3:14-17).

Los israelitas cruzaron el Jordán debido a un milagro: ¡el gran poder de nuestro fiel Padre! Cada obstáculo se inclinó ante el cómo del Dios Todopoderoso. Si confiamos en Su fuerza, el río de la imposibilidad también puede dividirse en nuestras vidas a través de cosas que solo Él puede hacer. Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

Una señal

La milagrosa partida del Jordán seguramente habría sido suficiente para animar a los israelitas de que Dios estaba con ellos. Pero es asombroso lo que hizo después.

Ninguno de los niños israelitas nacidos en el desierto había sido circuncidado (5:4-7). Justo después de que cruzaran a la Tierra Prometida, Dios requirió que se circuncidaran, estipulado por la señal del pacto que Dios había hecho con Abraham (Génesis 17). Pero, ¿recuerdan lo que les sucedió a los hombres de Siquem en Génesis 34? Después de haber sido circuncidados, esos hombres debilitados no pudieron defenderse cuando los hijos de Jacob atacaron.

Entonces, ¿por qué Dios ordenó la circuncisión cuando estaban en el lado de Jericó del Jordán, cuando el enemigo de Jericó estaba tan cerca? Aquí, dentro de la Tierra Prometida, Dios le recordó a Israel la importancia de la promesa de Su pacto y la señal de la fe de Abraham. Pero también, en la vulnerabilidad, aprendieron a depender de Dios. Tenían que confiar en Aquel que estaba con ellos desde la eternidad hasta la eternidad. Su victoria sobre Canaán sería por su fe en la fuerza de Dios, no en la de ellos. Debido a que obedecieron el mandato de Dios, Él los protegió mientras sanaban: “Hoy he quitado de ustedes el oprobio de Egipto” (Josué 5:8-10).

Dios con nosotros

Después de haber sido circuncidados, a los israelitas se les dio otro poderoso recordatorio de la presencia de Dios con ellos: Celebraron la Pascua en la Tierra Prometida. Ese evento les recordó cómo Dios, a través de Moisés, había provisto maná para el pueblo durante cuarenta años en el desierto. Pero tal como Dios lo había prometido, el maná dejó de caer una vez que comieron de la cosecha en la Tierra Prometida (vv. 10-12).

Y si ese recordatorio no fuera suficiente, el Señor mismo se apareció a Josué de una manera especial, asegurándole Su poderosa presencia. El comandante del ejército del Señor había llegado y Josué lo adoró (vv. 13, 14).

Volviendo a Romanos 8, Pablo nos recuerda que hoy, el Comandante del Señor está con nosotros:

¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? . . . ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? . . . Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. (vv. 31, 32, 35, 37).

¿Está Dios a favor suyo? Si no está seguro, ¡puede estarlo! David dijo que “los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; un corazón contrito y humillado” (Salmo 51:17). Dios respeta la humildad y el arrepentimiento ante Él.

Hoy podemos estar seguros de que Dios está con nosotros a través de Su Hijo Jesús, nuestra Pascua. Él ha quitado nuestros pecados. Si tenemos un espíritu rendido a Dios que diga: “No se haga mi voluntad, sino la Tuya”, eso quiere decir: “Ten misericordia de mí, que soy pecador”. Entonces, el Padre fiel que es por nosotros, también está obrando en nosotros.

En Cristo somos vencedores, conquistando todo lo que nos impide disfrutar de las bendiciones espirituales más plenas de esta vida. Ya que Dios es por nosotros, así como Israel, ¡también cruzaremos nuestros Jordán!

Últimas entradas de David Kidd (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

David Kidd lives in Tauranga, New Zealand, where he was born and where he and his wife, Angella, recently moved as part of a church-plant effort (see www.churchofgodslove.com). David enjoys the outdoors and playing tennis. He runs his own law publishing business from home. He has a combined Law/Arts degree and recently obtained a Certificate in Bible Studies from LifeSpring School of Ministry.