Run Your Race

Corra Su Carrera

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

Se había caído y se había lastimado la rodilla y el tobillo; la sangre brotaba de las heridas. Aproximadamente a las 7 p. m. John Stephen Akhwari de Tanzania ingresó lentamente al Estadio Olímpico en la Ciudad de México más de una hora después que el finalista olímpico que llegó en primer lugar. Cojeando y haciendo una mueca de dolor, avanzó hasta la línea de meta del Maratón Olímpico. Fue, por mucho, el último corredor en completar el maratón ese día.

Lastimado, adolorido por la sangre y la suciedad que se acumulaba en sus heridas, los reporteros le preguntaron por qué había continuado la carrera después de caerse y lastimarse. Su respuesta fue profunda: «Mi país no me mandó 7.000 millas para empezar la carrera. Me enviaron 7,000 millas para terminarla.»

Persevera Hasta el Fin

Él había perseverado hasta el final, literalmente. No es fácil pelear la buena batalla y perseverar en esta vida humana. La humanidad es mala y está completamente influenciada por Satanás (2 Corintios  4:4; Efesios  2:2; Apocalipsis 12:9). Seremos abofeteados, hostigados y desafiados acerca de nuestra fe en nuestro Salvador Jesús. ¿Perseveraremos hasta el fin?

«Por causa de mi nombre todo el mundo los odiará, pero el que se mantenga firme hasta el fin será salvo.» (Mateo 10:22. Todas las citas bíblicas son de la Nueva Versión Internacional a menos que se indique alguna otra versión)

Debemos perseverar en la carrera a la que Dios nos ha llamado. Seremos perseguidos y odiados por causa del dios de este mundo: Satanás. Correr la carrera que Dios nos ha dado, perseverar hasta el fin. ¡No rendirse jamás!

Debemos perseverar en la carrera a la que Dios nos ha llamado. – Mike Wallace Click Para Twittear

Después de 40 años de vagar por el desierto, Dios le habló directamente a Josué. Le dijo que perseverara hasta el fin. «Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.» (Josué 1:9). ¿Cómo está nuestra perseverancia espiritual? ¿Somos «fuertes y valientes»? Persevera hasta el fin.

Nuestra Carrera Cristiana

Hace muchos años, yo era un nadador colegiado. Nunca fui la persona más rápida en la piscina (demasiado bajo, demasiado músculo en las piernas), pero para las carreras de fondo, era una máquina. Podría nadar todo el día y esforzarme hasta el final.

El estilo libre de 1,000 yardas tiene 40 largos de la piscina y es una carrera de natación tan dura como uno puede soportar. Largo tras largo, respiración tras respiración, la carrera continuaba. Fue largo, difícil y a veces angustioso ya que mi cuerpo jadeaba por aire y descanso. Los velocistas lo tuvieron fácil: bajaron y regresaron a la piscina y terminaron. Nuestra carrera cristiana es larga y algunas veces angustiosa, pues anhelamos que el Espíritu Santo nos guíe. Persevera hasta el fin.

Mientras nadaba, a menudo recitaba un poema que conocía. Al igual que el campeón, John Stephen Akhwari de Tanzania, se trata de El Campeón.

El Campeón

El corredor promedio corre,

Hasta que el aliento en él se ha ido.

Pero el CAMPEON tiene voluntad de hierro

Eso lo hace «continuar».

Para descansar, el corredor promedio suplica

Cuando cojea sus músculos crecen.

Pero el CAMPEÓN corre con piernas de plomo,

Su espíritu lo hace continuar.

El hombre promedio es complaciente,

Cuando hace todo lo posible por el marcador.

Pero el CAMPEON hace su mejor esfuerzo

Y luego hace un poco más.

Autor desconocido

 

Corre la Carrera

El apóstol Pablo compara nuestro cristianismo con una carrera. «¿No saben que en una carrera todos los corredores compiten, pero solo uno obtiene el premio? Corran, pues, de tal modo que lo obtengan.  Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre. Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. Más bien, golpeo mi cuerpo y lo domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado.» (1 Corintios  9:24-27) Persevera hasta el fin.

Cuando Jesús regrese, ¿estaremos corriendo nuestra carrera? ¿Nos habremos caído y herido? Saldrá sangre de nuestros cuerpos (vea el libro de Apocalipsis). ¿Llegaremos cojeando a la meta como John Stephen Akhwari de Tanzania? No importa lo difícil que Satanás haga esta vida, debemos correr la carrera. Cuando se nos pregunta por qué terminamos nuestra carrera, podemos decir: «Mi Dios no me envió 7,000 millas para comenzar la carrera. Me envió 7,000 millas para terminarlo.»

Cuando Jesús regrese, ¿estaremos corriendo nuestra carrera? – Mike Wallace Click Para Twittear

¡Persevera hasta el fin!


¡Artios Christian College ofrece un curso para ayudarle a desarrollar su formación espiritual y liderazgo!

    • Inscríbase a LEA 301 Formación Espiritual y Liderazgo aquí.
    • Visite el sitio web de Artios Christian College aquí.
    • Vea otros cursos abiertos para inscripción aquí.
    • Becas disponibles en algunos distritos. Envíe un correo electrónico a Makayla Ross a makayla.ross@artioscollege.org para obtener más información.
Mike Wallace
Últimas entradas de Mike Wallace (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Mike Wallace is the senior spiritual advisor for the Colorado Springs CoG7 and leader of the Montana Fellowship of the CoG7. He is an elder in the Church of God (Seventh) Day and serves a territory about the size of Ukraine. Mike and his wife, Bonnie, reside in Florence, MT. They have five children and six grandsons. On occasion, Mike has been known to raise a sheep or two.