Consumado Es

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

Se ha dicho que la historia es Su-historia, la de Dios. Lo mismo puede decirse de Su libro, la Biblia. En ella está contenida la trama que da sentido y propósito a todas las cosas y a todos los tiempos. Conocer bien la historia, encontrar nuestro lugar en ella, es el objetivo de la fe. Y como en cualquier buena historia, está escrita con el final en mente.

En pocas palabras, es esto: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” (2 Corintios 5:17). Una nueva creación en Cristo es la historia y es hacia donde se dirige.

En este número, cambiamos el centro de atención al final del Libro y Su-historia. Cuando pensamos en la nueva creación, nos sentimos atraídos hacia Apocalipsis 21. El registro de Juan hace eco al de Pablo: “Yo hago nuevas todas las cosas . . . ” (v. 5). Pero agrega algo más: “¡Ya todo está hecho!” (v. 6). La nueva creación de Dios comenzó con la resurrección de Jesús, pero su realización completa espera la consumación. En un mundo de maldad y sufrimiento, gemimos por lo nuevo ya terminado. Apocalipsis 21 lo señala.

Abra su Biblia y siga mientras iluminamos algunos de los vívidos detalles de este capítulo lleno de esperanza.

Tres es lo ‘nuevo’

Este pasaje apocalíptico (21:1 – 22:5) no solo nos recuerda que la historia continúa hasta su consumación prometida, sino que también cuenta la historia misma, y ​​su Autor: “Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin “(v.6). En una variedad de formas, encontramos la amplitud completa de la narración bíblica, y la soberanía de Dios sobre ella, en esta porción de las Escrituras dedicada a la renovación que hace de todas las cosas.

Una de esas formas es contando las nuevas. Juan ve tres cosas: un cielo nuevo, una tierra nueva y la nueva Jerusalén (v. 1, 2). Los dos primeros nos llevan de regreso a Génesis 1: “Dios, en el principio creó . . .” Y las promesas del profeta (Isaías 65-66). Jerusalén era el corazón del pueblo de Su pacto, Israel, donde reinará: “¡Desde Sión sea bendito el SEÑOR, el que habita en Jerusalén!” (Salmo 135:21). Estas tres noticias resumen la Biblia: de un Creador que tiene la intención de vivir entre Su creación (Levítico 26:11).

En Apocalipsis 21, la historia se cumple: el cielo, la tierra y Jerusalén se transforman para Su propósito final. Dios reina abiertamente desde su trono: “¡Aquí, entre los seres humanos, está la morada de Dios! Él acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios” (v. 3). La ciudad no necesita ni sol ni luna que la alumbren, porque la gloria de Dios la ilumina y el Cordero es su lumbrera (v. 23). ¡Aquí habita el SEÑOR! (Ezequiel 48:35).

Los siete ‘no’

Pero hay los no que acompañan las noticias, y explican por qué lo viejo tuvo que hacerse nuevo. Cuéntenlos: no mar; muerte, tristeza, llanto, o dolor; no maldición, no noche (vv. 1, 4; 22:3, 5). Estos definen las primeras cosas y las anteriores que deben pasar (21:1, 4). Es un mundo que conocemos bien. Cada uno muestra cómo el pecado y la muerte destruyeron una buena creación y separaron a Dios de Su pueblo.

Para los antiguos, el mar y la oscuridad representaban el caos que amenazaba con la destrucción. La maldición, el dolor y la muerte que le siguen son la difícil situación de la humanidad caída. Todo esto nos lleva de regreso a Génesis 3. La maldición ahora se invierte. Estos siete “no” admiten que la vieja historia no era ni correcta ni fácil; estaba doblada, rota. Lo nuevo es necesario.

La vieja historia del pecado y la muerte continúa, convergiendo con la nueva que ha venido en Cristo. Todavía sentimos el peso de lo viejo y anhelamos la plenitud de nuestra fe. ¡Esperamos el eterno “no” de Dios! a todo lo que contamina y miente (Apocalipsis 21:27). Desde el trono, el pecado es juzgado y excluido; no hay lugar para lo viejo aquí. Pero el vencedor heredará lo nuevo como hijo de Dios (vv. 7, 8).

Doce por doce

Al ver los vívidos detalles de la Nueva Jerusalén con Juan, reconocemos que la gran ciudad siempre fue más un pueblo que un lugar. De hecho, “Ven, que te voy a presentar a la novia, la esposa del Cordero”. Resplandecía con la “gloria de Dios” (vv. 9, 11). Doce organizan su sorprendente estatura. Sus doce fundamentos corresponden a los apóstoles del Cordero, sus doce puertas a las tribus de Israel (vv. 12, 14). Al igual que el Lugar Santísimo, la nueva ciudad de Jerusalén es un cubo perfecto, pero en una escala mayor: 12 veces el cubo de 10 o (12,000) furlongs hacia todas las direcciones. (Un furlong, es una unidad que mide la distancia y equivale a 220 yardas o 201 metros aprox.).

Sus paredes se miden de manera similar: doce por doce codos (144).

-La detallada numerología de la Nueva Jerusalén ilustra simbólicamente la hermosa unidad y autoridad del pueblo y los propósitos de Dios en ambos Testamentos. Recordamos todas las historias de las doce tribus y los discípulos, sus llamados y hazañas de fe, su fatiga y fracaso. Aquí se cumple todo, se reúne y se enmarca adecuadamente para todo lo que se supone que debe ser.

La Nueva Jerusalén desciende del cielo. Ella es la creación de Dios. En comparación con el primer día de la creación (“Sea la luz”), aquí hay una creación aún mayor. La luz de la ciudad ilumina a las naciones, reflejando la luz del Cordero y del Señor Dios (vv. 11, 23, 24; 22:5). Esta novia de una ciudad dorada e incrustada de piedras preciosas es más que iluminación; es una revelación. Brilla gloriosamente, sus puertas dan la bienvenida dando a entender que hay espacio para todos los que han sido transformados por lo nuevo.

Un Cordero una vida

La nueva creación prometida en Apocalipsis, está llena de la vida de un nuevo Edén. Encontramos el agua de vida para los sedientos, un árbol de vida para la curación de las naciones (v. 6; 22:2; Génesis 2). El jardín de Dios está completo con Su presencia viva, pero es mucho más que cerrar el círculo; es la llegada de algo nuevo. Esta vida ya ha comenzado porque es inseparable del Cordero y de la vida que Él es. Vivamos en ello.

El Cordero de Dios ha sido parte de la historia desde la fundación del mundo. Él es la historia y su final. El nuevo cielo y la nueva tierra, la nueva Jerusalén, son la obra de la vida del Cordero, y los que le pertenecen se encuentran en Su Libro de la Vida (v. 27). La vieja vida está pasando. Vivamos en lo nuevo de Dios.

“¡Ya está hecho!” Marca un final aún por verse, un final que anticipamos, pero que está en manos de Dios. “Yo hago nuevas todas las cosas” es un mensaje que vivimos y compartimos ahora. También es una precaución. La nueva creación, como la resurrección misma, es un acto apocalíptico de Dios. No se logra por la política humana o el progreso. “Yo” reprendo el orgullo humano. “Yo” insisto en que lo nuevo no es una novedad, y lo que debe terminarse solo Dios puede hacerlo.

Para aquellos que están en Cristo, “consumado es” ha llegado, y todavía viene. Y Su-historia es la nuestra.

Últimas entradas de Jason Overman (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.