¿Cómo debemos ver 1 Juan 3:17, 18 y tratar de obedecerlo?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

¿Cómo debemos ver 1 Juan 3:17, 18 y tratar de obedecerlo? “Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad”. 

 

Vemos este pasaje como uno de los muchos desafíos fuertes que Jesús y Sus apóstoles presentaron, instando a los seguidores de Cristo a amar a los demás como Él nos amó a nosotros y a poner ese amor en la acción diaria como Él lo hizo. ¿Cómo nos ama Jesús a nosotros y a los demás? Él anduvo haciendo el bien (Hechos 10:38) — sirviendo, enseñando, tocando, sanando, ayudando, dando y perdonando a todas las personas que pudo mientras vivió entre nosotros.

Ninguno de nosotros es tan capaz y consistente en amar a los demás como lo fue Jesús, pero Su ejemplo sigue siendo nuestra meta y modelo. No amamos a las personas para ganarnos el mérito de Dios para la salvación o para demostrar cuánto nos parecemos a Cristo. Practicamos el amor porque muchos en nuestro mundo están sufriendo y porque el Espíritu de Cristo en nosotros nos insta a través de la Palabra a hacer lo que podamos para ayudar. Dios amó tanto a la gente del mundo que Él dio. Estamos aprendiendo a amarlos también al compartir nuestro tiempo, talento y tesoros para levantar cargas pesadas para todos los que las llevan, a la vuelta de la esquina y en todo el mundo.

Un buen primer paso puede ser que nos volvamos más intencionalmente conscientes de los que tienen hambre, los desamparados, los heridos y los que no tienen esperanza que están en nuestras iglesias, comunidades y ciudades. Amar, dar y servir comienzan en casa o no muy lejos. Algunos de los seguidores de Jesús tienen el valor y la convicción — a menudo con un pequeño grupo unido por medio de la iglesia — de buscar y ayudar a aquellos cuya necesidad es más obvia en lugares públicos. Otros optarán por ofrecer su apoyo a través de una misión de rescate, el Ejército de Salvación, la Cruz Roja, Hábitat para la Humanidad, etc. Basados ​​en el amor y la verdad de nuestro Señor, ninguno de nosotros debería estar contento hasta que hayamos encontrado la manera de poner nuestros pies, nuestras manos y nuestros dólares en esta lucha para ayudar a los pobres con sus necesidades humanas básicas de comida, vestido y refugio.

Su pregunta se centra más en la prioridad de dar a los hermanos primero. La mayoría de las organizaciones eclesiásticas tienen una oficina central a través de la cual reciben fondos para ayudar a los creyentes en otros países y canalizar esos fondos a través de hermanos de esa área que sean de confianza hacia aquellos que más lo necesitan. En la Iglesia de Dios (Séptimo Día), esa oficina es Misiones de la CG (En el extranjero). También mantenemos un Fondo de Ayuda en Caso de Desastres que transfiere el 100 por ciento de los dólares donados para ayudar a las víctimas de desastres naturales o humanos recientes.

Además de donar a través de la iglesia de su elección, muchos cristianos también apoyan trabajos más grandes, no denominacionales que hacen mucho bien en todo el mundo: Bread for the World, World Relief, World Vision, Samaritan’s Purse, etc.

Para nosotros, la tarea de amar y apoyar a las personas necesitadas, comenzando por nuestros hermanos (Gálatas 6:10), es la máxima prioridad, junto con llevar el evangelio del reino de Cristo al mundo. Al mismo tiempo, admitimos que este trabajo es demasiado grande para que una iglesia u organización lo realice por sí sola. Por lo cual, con mucho gusto unimos nuestras manos, corazones y recursos para colaborar con otros que están comprometidos con la misma Palabra en obediencia al Señor Jesús.

Hablar, escribir e incluso estar de acuerdo en amar, ayudar, servir y dar a las necesidades de los demás no beneficia a nadie, hasta que nuestras palabras se conviertan en hechos.Eso es lo que nos toca hacer.

— Anciano Calvin Burrell

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Calvin Burrell is former editor of the Bible Advocate and former director of G. C. Missions. He retired in 2015 and lives with his wife, Barb, in Stayton, OR. They attend church in Marion, OR.