Cascadas de Justicia

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

Nota del editor: Este fue el original de mi Primera Palabra para el AB de mayo-junio, escrito en febrero antes del brote de COVD-19. Fue reemplazado por un editorial más oportuno justo antes de la publicación. Escrito con el tema «El Ministerio» en mente, aquí les ofrecemos el original como un exclusivo en línea.

……….

Para este número tenemos otra hermosa portada, cortesía de Wendy Gedack. Cuando vi esta cascada, supe que era la fotografía correcta para ilustrar este AB. ¡Qué mejor imagen para capturar la esencia del ministerio que Dios le ha dado a su iglesia! Mírenla de nuevo. ¿Qué evoca en su mente? Rapidez, frescura, vida, pureza, poder. ¿Cómo se compara eso con el ministerio de su vida y de su iglesia?

Aquí, en las Montañas Ozark, en el noroeste de Arkansas, donde vivo y ministro, abundan las cascadas. Todas son hermosas, pero ni siquiera hay dos que sean iguales. El terreno local da forma a cada uno de manera única. La altura, el volumen y la forma pueden variar, pero todas caen y fluyen cristalinas desde su fuente mayor.

Así somos nosotros: todos los «ministros de Dios» (2 Corintios 6: 4) en diferentes contextos, pero trabajando juntos en el singular ministerio de la reconciliación (5:18; 6: 1). Cada uno de nosotros juega un papel importante en regar y nutrir la vida de la nueva creación en una tierra estéril. Me recuerda la imagen del ministerio en cascada del profeta Amós: «Pero corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo» (5:24).

Este es el ministerio de reconciliación vívidamente previsto. Antes de que Pablo lo llamara así, lo llamó «ministerio del Espíritu» y «ministerio de justicia», y a nosotros «ministros del nuevo pacto» (2 Corintios 3: 6-9). Estos son uno y el mismo ministerio en Cristo y por medio de Cristo: «El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva» (Juan 7:38).

Pero, ¿por qué Pablo se enfoca tanto en el ministerio con los corintios? ¿Acaso ellos lo perdieron de vista? Una lectura detallada revela que Pablo no solo defiende su ministerio en Corinto sino que también renueva el de ellos. Él insta a la integridad, para que las aguas puras no se vuelvan pútridas: “No damos a nadie ninguna ocasión de tropiezo, para que nuestro ministerio no sea vituperado. . . . Porque, ¿qué tienen en común la justicia y la maldad? . . . ¿O qué comunión puede tener la luz con la oscuridad? (6: 3, 14).

Junto con Corinto, estamos llamados a ministrar «por pureza, por conocimiento, por paciencia, por bondad, por el Espíritu Santo, por amor sincero, por la palabra de verdad, por el poder de Dios, por la armadura de justicia en la mano derecha e izquierda” (vv. 6, 7). Eso suena como una cascada. Suena a justicia.

 

— Jason Overman

Últimas entradas de Jason Overman (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.