Amar como el Maestro

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

En Mateo 28:19 Jesús nos dijo que fuéramos e hiciéramos discípulos. Sus palabras resuenan en nosotros. Entendemos que esto es una orden, pero podríamos preguntarnos cómo podemos hacerlo cuando muchos son indiferentes a nuestro mensaje — algunos incluso nos odian.

Jesús nos enseñó a dar desinteresadamente (6:3), a poner la otra mejilla cuando alguien nos golpea (5:39), y al enfrentar insultos, no responder con insultos (1 Pedro 2:23). También nos sorprendió con esta orden en el Sermón del Monte: “Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian” (Lucas 6:27, 28).

En estos pocos versos, escuchamos este llamado radical de nuestro Salvador: Él desea que amemos a los desagradables. Si vamos a alcanzar al mundo, no será porque pensemos que son dignos de gracia, porque ¿quién lo es? Este desafío nos ordena bendecir a quienes nos odian y maltratan, y va más allá de amar al desagradable para rescatar a nuestros opositores.

Al igual que otras características al seguir a Jesús, nuestro amor por los demás no se basa en lo que sentimos al respecto, sino en lo que Dios desea. Sin embargo, podríamos preguntarnos si es honesto actuar con amor incluso si no nos sentimos así.

Podemos empezar orando para recibir fuerza.

Jesús pasó toda la noche en oración antes de elegir a los discípulos y luego habló estas palabras en nuestro texto en Lucas. Si nos encontramos con un desafío de amor, podemos orar: “Señor, mi amor por las personas es insuficiente, pero el Tuyo es suficiente. Por favor, toma lo poco que tengo y llénalo con todo lo que Tú tienes.“

Romper con nuestros propios corazones para poder alcanzar a alguien que nos lastima requerirá la ayuda de Dios y, como dijo Charles Spurgeon sobre la oración, tendremos que enviar “pequeños dardos y granadas de mano de deseos piadosos.”

 

Cuatro respuestas

Los judíos enseñaban “ojo por ojo.” Parecía justo; no tomaban un ojo a menos que les fuera quitado. Jesús llevó esta ley mucho más lejos cuando nos ordenó que respondiéramos de cuatro maneras a aquellos que son indiferentes u hostiles: debemos amar, hacer el bien, bendecir y orar por ellos.

Veamos cada uno a su vez.

Amarlos.

Primera Corintios 13, el Capítulo del Amor, viene a la mente. El amor en este capítulo representativo de todo el amor bíblico evoca la acción sobre los sentimientos. “El amor es sufrido. . .no busca lo suyo . . . no se goza de la injusticia . . . nunca deja de ser (vv. 4-8, NVI). Tal amor encuentra su efectividad en el que ama más que en la belleza del que es amado. Y el primero que ama es el Señor, que mora en nosotros. Si debemos amar a personas que parecen imposibles de amar, parece obvio que debemos buscar la ayuda de Jesús, a quien amó de manera increíble.

Hacerles el bien.

La Biblia nos dice que Jesús “anduvo haciendo el bien” (Hechos 10:38). Tenga en cuenta que no se dedicó a “verse bien.” No estaba reforzando Su imagen pública al pretender que le importaba. Más bien, fue profundamente compasivo, y esto se mostró en lo que hizo. Justo antes de que hablara estas palabras en Lucas 6, de hecho, Jesús estaba sanando a los enfermos y dominando a los espíritus inmundos. Esto demuestra que antes de que podamos hablar para que las personas entiendan, debemos invertir en sus necesidades.

Sin embargo, no siempre podremos sanar y, en ocasiones, el deber exige que ni siquiera debamos ayudar. Jesús ayudó a muchos, pero nunca dio entradas gratuitas. Demostró que Su amor estaba disponible, en todo momento, para todos, pero sus beneficios eran condicionales. Los ricos ya habían recibido su consuelo, los que se reían, llorarían, y de los que se hablaba bien no recibirían la adulación de Dios (vv. 24-26).

Tenemos una gran compasión y deseamos “hacer el mayor bien,” pero debemos continuar dentro de los límites del verdadero evangelio, incluso cuando resulte en odio por parte de aquellos a quienes estamos tratando de ayudar.

Bendecidles.

En el contexto de Sus palabras, Jesús estaba ocupado bendiciendo a las personas que enfrentaban la peor parte de la indiferencia de la sociedad: “Bienaventurados ustedes los pobres . . . Bienaventurados los que tienen hambre . . . Bendito seas cuando te vituperen . . . ”(v v. 20–22). Obviamente, estas bendiciones fueron más allá de un simple deseo, ya que eran lo suficientemente profundas como para alcanzar a los oprimidos injustamente hasta donde estuvieran. Bendecir a nuestros enemigos debe significar que vemos todo, incluso sus ataques contra nosotros, bajo una nueva luz.

Podemos bendecir a nuestros enemigos respondiendo sin el mismo odio que nos muestran, porque sabemos que algo más profundo está en acción. Dios sostiene la hoja de conteo. Él nos ha prometido bendiciones, y los ataques injustos a veces indican que somos Sus elegidos. Hacemos a un lado nuestro “derecho” a ser bien tratados porque sabemos que Dios arreglará todo, y mientras tanto, bendecimos a los demás.

Bendecir a nuestros enemigos debe significar que los encaminamos a Jesús, ya que toda bendición finalmente se encuentran en Él. Rehusar a vengarnos, o a estar resentidos mientras respondemos en una manera cristiana para atacar, señala a Aquel que nos salvó. El contentamiento frente a la oposición de nuestros enemigos es una fuerte evidencia de la misericordia de Dios.

Oremos por ellos.

Orar por aquellos que nos usan maliciosamente llevan lo que Jesús está enseñando a su lógica conclusión. Si seguimos Su ejemplo, desearemos que encuentren paz con Dios. Sería ridículo orar para que Dios bendiga a alguien por ser desagradable. Sin embargo, el amor dice que es perfectamente razonable orar por las personas mientras son desagradables.

Mientras sufría en la cruz a manos de gente malvada, el Señor oró: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34).

¿Perdónalos? ¿De veras? ¿Por crucificar al Señor de gloria?

Los agresores ciertamente fueron castigados posteriormente al no arrepentirse. Judas sufrió por su traición; Pedro fue juzgado por su negación. Así que aquellos que se burlaron de Jesús sin arrepentimiento también fueron juzgados.

La clave es lo que dijo Jesús: “Porque no saben lo que hacen.” Jesús le estaba pidiendo a Dios que llevara a Sus agresores a reconocer lo que debían hacer. Matthew Henry dijo: “Esta fue una palabra mediadora y explicativa de la intención y el significado de Su muerte: ‘Padre, perdónalos, no solo a estos, sino a todos los que se arrepientan y crean en el evangelio’, y no pretendía que estos fueran perdonados en otros términos.”

Nuestras oraciones por aquellos que nos maltratan deben incluir nuestro deseo de verlos en una buena estima con Dios. No pedimos que sean bendecidos en su pecado, sino que acepten el amor de Dios. Sus acciones sugieren que necesitan este amor, y nuestra respuesta puede indicar dónde pueden obtenerlo.

 

Fuerte amor

Isaías dijo de Jesús en una de las profecías relacionadas a “Mi Siervo”: “No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare” (Isaías 42:3). Jesús fue amable con los que estaban quebrantados, pero también los buscó con un propósito: “Él traerá justicia por la verdad.” Muchos trataron de quebrantarlo, pero Él no tomó represalias, porque Su amor por ellos era demasiado fuerte.

Nuestro Maestro nos desafía a amar a aquellos que no nos aman. Con la ayuda de Su Espíritu, lo lograremos.

David Downey

Dr. David Downey has published work in Creation Illustrated, Seek, Precepts for Living, Light and Life, and The Lookout. He has also published curriculum in QuickSource (Explore the Bible Series) and is seeking a publisher for His Burden is Light: Cultivating Personal Holiness. Dr. Downey teaches Bible full time to high school and middle school students. He lives in Fort Worth, TX.

Latest posts by David Downey (see all)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Dr. David Downey has published work in Creation Illustrated, Seek, Precepts for Living, Light and Life, and The Lookout. He has also published curriculum in QuickSource (Explore the Bible Series) and is seeking a publisher for His Burden is Light: Cultivating Personal Holiness. Dr. Downey teaches Bible full time to high school and middle school students. He lives in Fort Worth, TX.