Worship Part 2

Absorbiendo el Significado de la Adoración en las Escrituras, Parte 2

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

Adoración en los Evangelios

Mateo 2:11 «Entrando en la casa, vieron al Niño con Su madre María, y postrándose lo adoraron; y abriendo sus tesoros le presentaron obsequios de oro, incienso y mirra.»

Los magos del este llegan para encontrar al niño Jesús y lo adoran como Rey y Mesías.

Mateo 4:9-10 «y le dijo: «Todo esto te daré, si te postras y me adoras«. Entonces Jesús le dijo: «¡Vete, Satanás!  Porque escrito está: ´Al Señor tu Dios adorarás, y solo a Él servirás´».»

Satanás intenta tentar a Jesús para que lo adore, pero Jesús responde con la verdad.

Juan 4:23-24 «Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu, y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren

De hecho, no podemos honrar a Dios a menos que andemos en el Espíritu y adoremos en Espíritu y en verdad. Afortunadamente adoramos a un Dios que otorga cosas como Espíritu y Verdad a quienes las buscan.

Adoración en Hechos

Hechos 8:27 «Él se levantó y fue.  Y había un eunuco etíope, alto oficial de Candace, reina de los etíopes, el cual estaba encargado de todos sus tesoros, que había venido a Jerusalén para adorar

¡Este eunuco había venido a Jerusalén para adorar a Dios! Dios envía a Felipe para que le dé al eunuco algo de la comprensión necesaria para adorar y conocer a Dios y eso conduce al bautismo del eunuco.

Hechos 13:2 «Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: «Aparten a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado».»

En adoración y ayuno, la iglesia de Antioquía escucha el llamado de Dios para que Bernabé y Pablo sean enviados como misioneros, una obra que llevó el evangelio al mundo conocido en ese momento.

Hechos 24:14 «Pero admito que soy seguidor del Camino, al cual ellos llaman secta. Adoro al Dios de nuestros antepasados y firmemente creo en la ley judía y en todo lo que escribieron los profetas.»

Pablo testifica ante las autoridades religiosas acerca de su fe, donde incluye que su fe es adoración al Dios de sus padres.

Adoración en las Epístolas

Romanos 12:1 «Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Esa es la verdadera forma de adorarlo

Pablo comienza a concluir su magistral explicación del Evangelio con este llamado, que es un acto de adoración. La forma en que respondemos al Evangelio es vivir una vida de sacrificio a Dios, que es una forma de adorar a Dios. Este concepto es fácil de pasar por alto demasiado rápido, pero tiene implicaciones profundas y desafiantes en la forma en que vivimos nuestras vidas.

Hebreos 12:28 «Ya que estamos recibiendo un reino inconmovible, seamos agradecidos y agrademos a Dios adorándolo con santo temor y reverencia,»

¿Qué haremos después de todo lo que hace la carta a los Hebreos al describir la grandeza de Jesús como hijo de Dios, mesías, sumo sacerdote, sacrificio por la remisión de los pecados? Adorar.

Adoración en Apocalipsis

En Apocalipsis 4:10, 5:14, 7:11, 11:16, 19:4 los veinticuatro ancianos y/o criaturas en el cielo se postran y adoran a Dios. Aquí, uno de esos versos:

Apocalipsis 7:11 «Y todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono y alrededor de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron rostro en tierra delante del trono y adoraron a Dios, cantando: «¡Amén! ¡La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y el honor y el poder y la fuerza pertenecen a nuestro Dios por siempre y para siempre! Amén.»»

La implicación de estos pasajes es: hay una constante adoración de Dios en el Cielo por parte de estos ancianos / criaturas / ángeles.

Apocalipsis 9:20-21 «El resto de la humanidad, los que no fueron muertos por estas plagas, no se arrepintieron de las obras de sus manos ni dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, de plata, de bronce, de piedra, y de madera, que no pueden ver ni oír ni andar.  Tampoco se arrepintieron de sus homicidios ni de sus hechicerías ni de su inmoralidad ni de sus robos.»

Un problema con los que serán juzgados al final de los tiempos es la adoración de demonios e ídolos, que son inútiles.

Apocalipsis 14:7 «que decía a gran voz: «Teman a Dios y den a Él gloria, porque la hora de Su juicio ha llegado. Adoren al que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas»»

Una de las últimas advertencias proféticas antes de que llegue el juicio final es adorar a Dios, quien hizo todas las cosas. Estas personas están llamadas a temer, dar gloria y adorar a Dios.

Apocalipsis 22:3 «Ya no habrá más maldición sobre ninguna cosa, porque allí estará el trono de Dios y del Cordero, y sus siervos lo adorarán

Incluso en la eternidad, cuando la muerte, el dolor, el pecado, el sufrimiento, la evangelización y la profecía hayan terminado, ¡aún habrá adoración!

Incluso en la eternidad, cuando la muerte, el dolor, el pecado, el sufrimiento, la evangelización y la profecía hayan terminado, ¡aún habrá adoración! – Brian Franks Clic para tuitear

¿Qué principios de adoración podríamos extraer de los versículos enlistados en las partes 1 y 2 de este artículo?

    1. La adoración es algo que a Dios le importa y a lo que le presta mucha atención. Dios ordena a sus seguidores que adoren, no solo de la forma que les plazca, sino con lo que deben y lo que no deben hacer. Los ídolos y otros dioses no solo son mal vistos; Dios desprecia esas cosas porque insultan el carácter de Dios y su lugar como creador y sustentador del universo. Adorar cualquier cosa además de Dios es profundamente ofensivo, sin embargo, vemos que Israel hizo estas mismas cosas muchas veces. Cuando lo hicieron, Dios les advirtió que se arrepintieran o perecieran.
    2. La adoración es algo que Dios merece, y es la única manera importante en que podemos responder a la bondad y majestad de Dios. No ganamos nuestra salvación; Jesús era la única forma en que podía ser promulgada. No podemos impresionar a Dios con nuestra propia bondad. Una vez más, Jesús tiene eso cubierto, sin embargo, podemos adorar a Dios en Espíritu y Verdad. De hecho, no solo podemos, somos llamados a hacerlo, y no solo somos llamados … nuestro propósito es adorar.
    3. La adoración perdura más que otras cosas. Un día la muerte y el pecado serán destruidos de la creación y ya están derrotados. El dolor y la tristeza también terminarán. Incluso los ministerios pastorales, evangelísticos y proféticos dejarán de ser necesarios. Ahora bien, ¿qué comienza en Génesis y no termina en el libro de Apocalipsis? La Adoración. Seguiremos adorando a Dios en el reino eternal. Cuando toda la obra esté terminada, adoraremos.
    4. La adoración es una forma de vida, ahora. El uso bíblico de la adoración es mucho más que un culto de alabanzas en la iglesia. La adoración abarca casi todos los actos de la vida. Mi dieta, decisiones financieras, uso del tiempo, trato a los demás, etc. pueden y deben honrar a Dios al ser actos espirituales de adoración.
    5. Somos llamados a adorar y hacerlo en Espíritu y Verdad. No debemos esperar adorar a Dios con alguna fórmula. Más bien, es algo que hacemos con dos cosas que solo Dios puede darnos: Espíritu y Verdad. En ausencia de estos dones de Dios, estamos en tinieblas, ignorancia e impotencia.
    6. ¿Qué hacemos si descubrimos que nuestra adoración está ausente? «Busca, Llama, Pide» y la puerta se te abrirá (declarado por Jesús en su testimonio y autoridad de cómo obra Dios).
    7. Caminemos juntos como el cuerpo de Cristo para aprender del tesoro del conocimiento y la revelación histórica que Dios nos ha dado. ¡Podemos aprender más sobre la naturaleza y la práctica de la adoración!

Brian Franks
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Brian Franks serves as Dean of Academic Affairs for Artios Christian College and as pastor of the Tulsa, Oklahoma Church of God (Seventh Day). Brian is a graduate of LifeSpring School of Ministry (the predecessor to Artios), has served as an instructor for Artios, holds a Master’s in Education in Online Curriculum and Instruction, and is scheduled to complete a Master’s in Divinity in 2022.