Abogando por el Matrimonio Moral

Debemos defender el modelo de la Biblia en nuestras sociedades decadentes.

¿Existe alguna diferencia entre el amor, el deseo y la lujuria? Si estamos escuchando las conversaciones de hoy, ¡no mucha! La tolerancia y la igualdad, al parecer, también se pueden contaminar para significar aceptación de lo que no es moral o bueno.

Permítame explicarle. Un amigo, le llamaremos Jorge, amaba a tres mujeres. Esta relación recíproca se convirtió rápidamente en “más que buenos amigos”. Fue entonces cuando aparentemente las cosas se complicaron. El deseo de Jorge era igual entre todos ellos, y estaba en conflicto con una sociedad que dictaba que podía casarse legalmente solo con una.

Pero el cuarteto no fue disuadido. Asumieron la “vida familiar” suburbana y, con el tiempo, esperaban legalizar sus relaciones. En efecto, Jorge era “esposo” de tres mujeres, lo cual no es raro en algunos países. En términos de la ley occidental, sin embargo, los méritos de consentimiento y amor en una unión de más de un hombre y una mujer no se consideran criterios elegibles para la definición histórica, religiosa, legal y ampliamente aceptada del matrimonio.

Legalmente, Jorge y sus esposas no estaban casados. La ley civil e histórica define el matrimonio como la unión monógama, de por vida, entre un hombre y una mujer, cuyos orígenes se encuentran en el corazón del Cristianismo. Por lo cual buscaron un arreglo. Se intentó una especie de unión civil para legitimar su estado familiar. Para ese entonces, ya habían nacido varios niños. Varios departamentos gubernamentales pronto comenzaron a investigar. Los medios de comunicación publicaron rápidamente la historia, y por supuesto, fue una lectura sensacional para el fin de semana.

¿Acaso Jorge y estas tres mujeres no eran adultos que habían consentido a sus relaciones? ¿No estaban enamorados? ¿No tenían libertad para elegir? ¡Parecían felices! Tal vez es más que todo sobre el amor? La pregunta irritante en una sociedad pluralista, por supuesto, es quién dicta cómo deben vivir sus vidas, o les niega su “igualdad de derechos”. Esta es la narrativa actual y popular que parece resonar dentro de los medios y la política. Algunos defienden los valores tradicionales, como el matrimonio exclusivamente entre un hombre y una mujer, y aquellos que apoyan otros modelos, como la homosexualidad, el lesbianismo, la unión con menores de edad, la transgénesis, así como la poligamia.

 

La familia redefinida

Gobernadas por leyes superiores, las leyes civiles históricamente habían aceptado que las unidades familiares sanas formaban la base de sociedades fuertes y duraderas: una familia que constituía de un padre paterno y una madre materna, unidos de por vida e incluyendo la crianza de los hijos nacidos de esa unión. Después de todo, esa es la premisa que el Cristianismo entiende como el mandato ordenado por Dios para la vida humana. Reflejado en las páginas de su constitución, la Santa Biblia, los votos matrimoniales generalmente proclamaban: “Una unión natural, pero una institución divina”.

Hoy, lamentablemente, estamos viendo un minucioso intento de redefinir la unidad familiar sin comprender las consecuencias futuras, ya sean legales o sociales. Los valores Cristo-céntricos de los que surgió la sociedad occidental, al parecer, han sido casi olvidados. Históricamente, tal como se teje y se refleja a través de nuestros sistemas legales, existe la comprensión de que un padre y una madre cariñosos y responsables juntos proporcionan el mejor entorno para un hogar estable y afectuoso para la próxima generación. El matrimonio tradicional también proporciona un marco en el que los niños tienen derecho a la vida, un derecho a la protección, así como el derecho a saber quiénes son su padre y su madre biológicos, y se beneficien de esa crianza. El matrimonio tradicional preserva a la familia como ninguna otra unidad puede hacerlo.

Por lo tanto, la relación dentro del matrimonio entre un hombre y una mujer refleja una relación más elevada de lo que Dios desea de nosotros: la santidad, la fidelidad y el pacto. Curiosamente, la mayoría de los homosexuales no desean el matrimonio tradicional por lo sagrado, la santidad y la devoción que representa. Su deseo es primero difamar y finalmente destruirlo. Es ampliamente aceptado que los sindicatos fuera del matrimonio contribuyen a tasas más altas de lo normal de depresión, disfunción y suicidio. Históricamente, las culturas homosexuales se registran como más violentas y generalmente de corta duración.

 

Líneas borrosas

En términos de definir qué es un deseo saludable, debemos entender el gran abismo entre la definición de amor y lujuria. Aquí, la sociedad parece haber enturbiado las líneas. El amor genuino lleva a un pacto, una unión de por vida entre un hombre y una mujer. Esta nutrición, a su vez, se extiende a los niños. Como deseo básico, la lujuria es un agente poderoso y peligroso. A menudo desfila como amor, pero busca la satisfacción sexual insana como lo decida.

La lujuria no es amor Es una aberración, una orientación egoísta caprichosa, desenfrenada e insalubre. Puede verse como virtud, pero no es amor – ni histórica, ni legal ni moral. Aumentada por la falta de autocontrol, la lujuria es exactamente lo contrario de lo que Dios deseaba en los Diez Mandamientos cuando dijo: “No cometerás adulterio” y “No codiciarás”.

La conversación que actualmente escuchamos en los medios y en la política con respecto a la definición del matrimonio es uno de los desafíos iniciales que enfrentamos hoy. Como un barco sin brújula, soplado con cada viento, una minoría ruidosa está trabajando activamente y ávidamente para borrar simultáneamente otras virtudes y bastiones de la historia más allá del matrimonio tradicional, especialmente aquellos con orígenes Cristianos.

Por supuesto, aunque el matrimonio tradicional generalmente se mantiene dentro de la comunidad de fe, las virtudes y bendiciones del matrimonio en general son poco argumentadas. La comunidad Cristiana ha fracasado en gran medida para conectar el matrimonio con Jesucristo. El Cordero y Su Novia es la única plataforma donde la voz Cristiana debe estar unida. Ordenado en la creación, el matrimonio tradicional es sagrado y probado, y refleja una realidad divina.

Las alternativas de un pensamiento anti-Dios darán lugar a consecuencias como las de las civilizaciones recordadas por su escalada violencia y eventual colapso. Tristemente, el asalto al matrimonio tradicional está acompañado hoy por esfuerzos concertados para eliminarlo de su historia de fe pasada, y volver a pintarlo en el contexto puramente secularista y modelado evolutivamente, una agenda sin moral que muchos han aceptado ciegamente. Los cambios en la legislación algunas veces son lentos y apenas perceptibles. Otras veces están acompañadas por una política vocal y persuasiva, pero de cualquier forma, influyen progresivamente en la moralidad y la opinión de un mayor número de personas.

La verdad es que la lujuria – el deseo incontrolado – no es amor. No tiene lugar en el matrimonio. No tiene lugar en las relaciones. No tiene lugar en la sociedad. Para algunos es una enfermedad; para otros es una obsesión y perversión.

 

Avanzando

Seguidores preocupados de Jesús necesitan saber que ahora es el momento de ser contado. Ahora es el momento de hablar valientemente por Jesús. Nuestros vecinos, amigos, compañeros de trabajo, padres y abuelos, así como los “Jorges” de la sociedad, necesitan conocer la sanación y la nueva vida que se les ofrece solo en Cristo. También necesitan saber las consecuencias de un legado alternativo.

Es hora de que la comunidad de la iglesia exprese una preocupación genuina en su voz reformista por el quebrantamiento de la sociedad. También es hora de articular razones sólidas e inamovibles en Jesucristo sobre por qué la creencia en los valores familiares tradicionales, modelados durante miles de años y ordenados en la creación, es la única forma de avanzar.

John Klassek y su esposa, Rebecca, tienen seis hijos y cinco nietos. Viven en la zona rural de Australia Occidental. John trabaja bi-vocacionalmente en computación y el ministerio y pastorea una congregación de la CoG7 cerca de la ciudad capital de Perth.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail