Abandonada

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

En Kelso, Fronteras Escocesas, puedes comprar una iglesia, esta iglesia, por el precio de un apartamento de una habitación sin jardín. Todo esto podría ser tuyo: la cantería gótica, las gárgolas, los vitrales y el frío eco de tus pisadas cuando entras. Podrías arrodillarte aquí solo como un ermitaño y orar por el mundo, o podrías reunir a quienes deseen hacerlo y tratar de llenar ese enorme espacio con el humo de las velas y los himnos.

No lo comprarás. Nadie lo hará. ¿Quién quiere la carga de las reparaciones y el mantenimiento de un edificio que no puede modificarse de sus orígenes?

Por lo cual, permanece vacío y sin que nadie lo busque. Los musgos y las malas hierbas ya se han adueñado del lugar. La lluvia encontrará agujeros en su techo, los pájaros aprenderán dónde pueden anidar y las piedras se erosionarán y desmoronarán por todos lados. Al final, el edificio se considerará un peligro y será demolido, como un templo antiguo saqueado por ejércitos invasores, excepto que estos no son ejércitos, sino años y decadencia, legalidades y logística.

La ciudad de Kelso ha crecido, pero una iglesia imponente tras otra, permanecen vacías ahora. La ciudad ha soportado siglos y erosión, podredumbre seca y el encogimiento de la fe que llevó a su pueblo a través de vidas y muertes y guerras y plagas, pero que de alguna manera lucha con el siglo XXI. Una entidad de iglesia, un grupo pequeño y reducido de miembros de edad avanzada se desgasta en un pequeño edificio alquilado, un bloque de baños transformados a la orilla de un estacionamiento. Las puertas del infierno no pueden prevalecer contra la creación, y la oración es creación (Dios lo ha dicho). Quizás todo el cristianismo ha pecado y el candelero ha sido quitado de su lugar. Pero prometió que no apagaría ni una flama en la mecha. Y así, las oraciones se elevan, todavía a la expectativa, como lo hicieron las personas del exilio en la Biblia.

Cuando estas personas finalmente obtengan un nuevo edificio propio, más pequeño que el imponente edificio de piedra roja de su pasado, será la misma historia. Algunos derramarán lágrimas de gratitud, y otros, que recuerdan la gloria de tiempos pasados, derramarán lágrimas de tristeza. Y nadie sabrá si lloran de alegría o de tristeza.

Porque eso es lo que sucedió en la Biblia (Esdras 3:12, 13). El templo original del diseño de Salomón había sido mucho más grande, más hermoso, ornamentado y lujoso, cubierto por dentro con oro puro brillante. El nuevo, construido más apresuradamente y con menos recursos, nunca podría acercársele.

Pero — y esto, después de todo, es lo que importa — ese era el templo que estaría en pie a la venida del Hijo de David. Ese fue el templo donde los profetas ancianos bendijeron al Niño recién nacido. El templo que visitó Jesús donde echó fuera a los mercaderes y leyó las palabras de los profetas. El templo donde la cortina se rasgó de arriba abajo cuando llegó el perdón.

Hubiera sido bueno si el edificio original hubiera estado allí en todo su opulento esplendor. Pero cuando eso no sucede, no es el final, porque el final ya está escrito, y es mejor que eso.

 

Fiona M. Jones escribe desde Kelso, Fronteras Escocesas.

Últimas entradas de bibleadvocate (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail